Español Português

Los ex primeros ministros Domingos Simões Pereira y Umaro Sissoco Embaló se disputarán el domingo 29 de diciembre la Presidencia en la segunda vuelta de las elecciones, después de que ningún candidato lograra mayoría absoluta el pasado día 24, informó este miércoles la Comisión Nacional Electoral de ese país de África occidental.

El candidato del gobernante Partido de la Independencia Africana de Guinea y Cabo Verde (PAIGC), Domingos Simões Pereira, fue el más votado de los doce candidatos, al aglutinar el 40,13% de los votos, indicó el presidente de la Comisión, José Pedro Sambu, en la capital del país, Bisáu.

Los resultados son provisionales a la espera de posibles apelaciones por parte de los doce aspirantes que concurrieron en estos comicios.

En segundo lugar quedó el aspirante del Movimiento para la Alternancia Democrática (MADEM-G15), Umaro Sissoco Embaló, con un 27,65% de los votos; seguido con un 13,16% a favor de Nuno Gomes Na biam, líder del Partido Democrático Popular de Guinea (APU-PDGB) y que contaba en estos comicios con el apoyo del Partido de Renovación Social (PRS).

En cuarto lugar se situó el presidente saliente José Mario Vaz (12,41%), enfrentado con el partido gobernante y que en esta ocasión concurrió como independiente, y para muchos responsable de la parálisis parlamentaria en la que está sumida el país desde hace cinco años.

En el último episodio de esta prolongada crisis política, Vaz despidió a finales de octubre a Aristides Gomes como primer ministro -la séptimo destitución de su mandato- y lo reemplazó por Faustino Fudut Imbali, creando malestar internacional y temores de que se retrasaran las elecciones.

Pero Gomes se negó a dejar el cargo -por lo que durante diez días convivieron dos primeros ministros- hasta que la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), organismo regional mediador en la crisis, intervino y amenazó a Vaz con sanciones si no daba marcha atrás.

Más de 671.000 votantes fueron convocados el pasado día 24 a las urnas, tras una campaña electoral marcada por violentas protestas antigubernamentales pese a las promesas de mejora económica, lucha contra el narcotráfico y mayores infraestructuras.