El «barranqueño», la otra lengua de Portugal

Junto a la «Raya», en la llanura alentejana, se habla portugués con sabor español

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Barrancos, que siempre ha hecho su vida de «brazo dado» con los vecinos de Valencia del Mombuey y Encinasola, es una de las localidades portuguesas menos pobladas; pero, aun así, este pedazo del Alentejo, bien enclavado en la Raya, tiene un «salero» muy especial.

De la cultura de Barrancos hay mucho que hablar, como es el caso de los toros de la muerte (caso único en el país) o de los cantares alentejanos, que también pueden hacerse en español. Aunque lo que destaca es su lengua única que, incluso a través de las dos lenguas más importantes de la península ibérica, vive de forma independiente. El barranqueño fue registrado por primera vez por el lingüista Leite de Vasconcelos, en la obra «Filología Barranquenha», editada en 1955.

El barranqueño, que mezcla el español con el portugués de acento alentejano, no «ha muerto» con los años, y ha sido el tema principal de un conjunto de actividades sobre esta lengua minoritaria en territorio lusitano, que cuenta con una complejidad sociolingüística única en Europa.

En un encuentro que ha sido transmitido por la página de Facebook del Ayuntamiento, un grupo de expertos ha abordado el futuro de la lengua materna de Barrancos. El «abc» del barranqueño, los cantares y la presencia del mismo en las plataformas digitales, permitiendo que esta lengua sobreviva al cambio generacional y sobrepase las fronteras del Castillo de Noudar, han sido algunos de los puntos destacados del evento.

El Día Internacional de la Lengua Materna del 21 de febrero tiene por objeto promover, preservar y proteger las diversas lenguas mundiales.

Noticias Relacionadas