Español Portugués, Portugal

Un informe de la ANP-WWF confirma que, en las próximas décadas, la península ibérica experimentará una disminución de los recursos hídricos debido al cambio climático. El futuro descrito, con menos lluvia y más incertidumbre en el caudal de los ríos, augura tiempos difíciles. Con estos datos, la perspectiva presentada para 2050 no es de las mejores: habrá «menos agua en el suelo, en los ríos y en los acuíferos». La falta de agua también pone en peligro la fauna regional. En el caso de la península ibérica hay que tener en cuenta que el 52% de las especies se encuentran en la categoría de peligro de extinción.

Las olas de calor prolongadas y el aumento generalizado de las temperaturas conducirán a una reducción del agua disponible en la región, especialmente en la zona sur. Debido a los bajos niveles de agua en las presas, Barcelona ya tuvo que ser abastecida por barcos cisterna hace unos años.

«La cuestión de fondo es un cambio de paradigma que tiene que ver con la gestión del riesgo. Estamos utilizando los recursos casi al límite y cada vez que llueve un poco menos, y no (necesariamente) tiene relación con el cambio climático porque siempre hemos tenido períodos de sequía, tenemos un problema. Hay que entender que, para gestionar determinada agua, sólo podemos usar el 50% de ella», ha comentado el coautor de este informe, Afonso do O.

Este informe también aboga por una mejor gestión de los recursos hídricos por parte de ambos países. Una gestión más eficiente puede ser la clave para combatir la reducción de la cantidad de agua disponible. Otra de las medidas señaladas es la definición de una política de precios asociada al principio de «quien contamina paga». El ministro de Medio Ambiente portugués, Matos Fernandes, ha advertido que el precio del agua debe reflejar la escasez de este recurso.

Cuando hablamos de la factura mensual del agua en Portugal, esta varía en cada municipio, pero el precio ronda los 20€. En el caso español, el coste del agua mensual puede variar entre los 30€ y 40€.

De momento, la gestión de los ríos ibéricos se hace a través de la Convención de Albufeira.