Español Portugués, Portugal

El tren será la principal locomotora para recuperar el turismo en la región del Duero. A partir de mediados de julio, el interregional entre Oporto y Régua contará, en exclusiva, con vagones Schindler, de la década de 1940. Gracias a las amplias ventanas que pueden abrirse, los usuarios podrán contemplar el deslumbrante paisaje del «DouroVinhateiro».

Con esta novedad, la entidad regional de turismo de Oporto y Norte pretende llevar a los visitantes por las diferentes partes del Duero. Al mismo tiempo, la región está trabajando con los vecinos españoles de Castilla y León para promover este patrimonio de la humanidad ya reconocido por la UNESCO. La primera campaña comenzará el mes que viene.

En una entrevista con el DN/Dinheiro Vivo, Luís Pedro Martins, líder de la entidad regional de turismo de Oporto y Norte de Portugal, ha defendido la reactivación de la línea del Douro hasta Salamanca, 35 años después del cierre del lado español.

El regreso de la apuesta por la línea del Douro también está sirviendo para «abrir un nuevo canal de comunicación» con la región española de Castilla y León. En este sentido, las dos entidades de turismo han mantenido varias reuniones. «En una primera fase, hemos identificado productos turísticos comunes: la ruta de los vinos Douro/Duero y los patrimonios mundiales de la Humanidad, en ambos lados», destaca Luis Pedro Martins.

En relación con la línea del Douro, la entidad regional de Turismo aboga por el regreso del enlace hasta Salamanca, como ocurría hasta finales de 1984. De los organismos regionales, «la CCDR-N ha dado de inmediato luz verde, y lo mismo ocurrió con la Junta de Castilla y León». A nivel nacional, se están llevando a cabo conversaciones con el Gobierno portugués.

«Hemos hablado con el ministro de Infraestructuras y Vivienda, Pedro Nuno Santos, y nos hemos dado cuenta de que está implicado en este asunto; que defiende la línea del Douro. Incluso ha expresado su disposición a abordar esta cuestión con su homólogo español. El mensaje ya ha sido transmitido a España, y estamos intentando programar una reunión ibérica».

Luís Pedro Martins asume que las obras de recuperación de esta línea implican el compromiso de Portugal y España. «Si de nuestro lado el esfuerzo no es tan grande, del otro lado el esfuerzo es mayor». Un posible retorno de la línea del Douro a Salamanca implicaría una inversión total de 578 millones de euros: 163 millones por parte de Portugal, más 415 millones por parte de España. En 2018, la Comisión Europea se mostró dispuesta a financiar estas obras.