Español Portugués, Portugal

Los 26 municipios pontevedreses y lusos del Agrupamiento Europeo de Cooperación Transfronteriza (AECT) Río Miño han acordado redoblar la presión y «endurecer» sus acciones reivindicativas de la apertura de todos los pasos de la frontera hispano lusa con «horario pleno» para desplazamientos justificados. Así lo han acordado en una reunión de urgencia convocada tras el anuncio del Gobierno de Portugal de que mantiene el puente internacional de Tui-Valença como el único punto de paso autorizado las 24 horas, con la novedad de apertura parcial del puente Arbo-Melgaço tres horas por la mañana y tres por la tarde, ampliando ese mismo horario parcial al de Salvaterra-Monçao.

En un comunicado, los alcaldes del Miño avanzan que seguirán «dando pasos por la vía institucional» ante la UE y el Gobierno de Portugal, a la par que organizarán «nuevas acciones simbólicas de movilización social» para visibilizar las demandas de un territorio que se siente «ahogado» y «ninguneado» por Madrid y Lisboa. Según destaca el vicedirector de la AECT Río Miño, Uxío Benítez, una de las acciones consensuadas este lunes es trasladar a la Comisión Europea la situación de «desamparo» de los trabajadores y las empresas que cruzan a diario «la frontera más dinámica de toda Europa» y que el cierre que sufre «no se da en otros territorios».

«Vamos a remitir un comunicado y pedir auxilio para que interceda ante los Estados», avanza Benítez. Los alcaldes del Miño también mantendrán nuevos contactos con el ministro de Administración Interna de Portugal, Eduardo Cabrita, a quien pedirán que revoque la situación actual, pues la administración lusa es la que muestra «mayores reticencias» a la apertura de nuevos pasos autorizados en la Raya’.

Abunda en que «los ánimos» de las empresas, transportistas y trabajadores en general «están muy exaltados» y que la AECT está «mediando ante medidas más drásticas» y «conteniendo el malestar». Y avanza que la AECT reclamará compensaciones económicas para los afectados por el cierre de las fronteras, más de 6.000 trabajadores, según calcula, para los que «no solo hay gasto de combustible, sino también de tiempo».

Mientras, la Agrupación Europea de Cooperación Territorial Galicia-Norte de Portugal (GNP, AECT) felicita al Gobierno luso por la decisión de aperturas parciales de los pasos entre Melgaço y Arbo y Montealegre y Baltar, para transportistas, trabajadores fronterizos y vehículos de servicios de emergencia. La AECT evaluará junto con la Xunta y la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Norte de Portugal (CCDR-N) la situación para limitar en lo posible el impacto negativo en la zona de la Raya, «garantizando siempre la salud de los ciudadanos a ambos lados de la frontera».