Español Portugués, Portugal

En un contexto de convergencia ibérica en estrategias transfronterizas y keynesianas para reactivar la economía, comienza a romperse el tabú de la línea ferroviaria de alta velocidad entre Lisboa y Madrid. Las señales favorables y explícitas son varias: un informe de Costa Silva (asesor del Gobierno luso), las conclusiones del Foro Parlamentario Hispano-Portugués y, ahora, las declaraciones al diario Hoy del embajador de Portugal en España, João Mira Gomes.

Además de apostar por “una tarjeta sanitaria y social” y un “servicio de emergencia médica 112” a ambos lados de La Raya, desde Portugal se subraya el interés en “concretar proyectos comunes de infraestructuras, como el enlace ferroviario entre Sines y Madrid, que tiene una parte pendiente entre Évora y Caia. Primero mercancías, y después pasajeros. Se tratará de un tramo de altas prestaciones, no un TGV, pero sí de alta velocidad”, ha afirmado Mira Gomes.

El proyecto al que se refiere el embajador tiene que ver con las líneas de ancho polivalente que, con una pequeña modificación, el ancho de vía ibérico puede estrecharse al ancho de vía europeo, que es el que usan las líneas de AVE (TGV). Aunque Mira Gomes no afirma que sea una línea de AVE (TGV), son obras “escalables”, según informa António García Salas. Es decir, son compatibles para futuras modernizaciones.

Preguntado el embajador luso, por la opción de Vilar Formoso-Fuentes de Oñoro frente a la opción extremeña, ha afirmado: “Lo que tenemos firme es que el enlace para mercancías de alta prestación es por Évora y Caia y luego Cáceres, Plasencia y Talavera, aunque no está terminado el lado español. Es prioridad debido al puerto de Sines. Y, después, si hay un trazado para mercancías ya es más fácil hacerlo con pasajeros. Pero tenemos otras opciones que no son exclusivas y se complementan todas con la opción de Salamanca para llegar a la frontera francesa. Que hagamos una no quiere decir que no hagamos las otras”.

Asimismo, el embajador João Mira Gomes afirma que están estudiando “diferentes áreas en el marco del programa de recuperación poscovid con inversiones en infraestructuras. La estrategia de desarrollo transfronteriza es importante porque da una oportunidad de articular los programas de recuperación para presentar planes conjuntos a Bruselas. Habrá actuaciones en energía, medio ambiente, turismo y agenda digital. Y la zona de La Raya parecen zonas interiores de España y Portugal, pero si miras la península entera están en el centro y son importantes para muchos proyectos, como la plataforma logística”.

Por otro lado, el ministro de Exteriores portugués, Augusto Santos Silva, recibirá en Lisboa a su homóloga española, Arancha González Laya, el viernes 18 de septiembre. En el orden del día de la reunión estará la Cumbre Ibérica del 2 de octubre. Algunas fuentes diplomáticas afirman que se está negociando un segundo día de cumbre: el 3 de octubre. Decisión que todavía no ha sido pactada ni declarada públicamente.