Español Portugués, Portugal

Una de las medidas adoptadas al inicio de la segunda ola fue la distribución de pruebas de diagnóstico rápido, capaces de detectar la covid-19 en tan solo 15 minutos, a diferencia de una prueba PCR, cuyos resultados tardan 48 horas. Por ello, en Portugal, la Cruz Roja ha proporcionado un total de 500.000 pruebas de antígeno al Ministerio luso de Salud, las cuales están siendo distribuidas en escuelas y administraciones sanitarias regionales.

La prueba de antígeno es útil para prevenir brotes en un corto período de tiempo. Su uso no es suficiente para evitar el hisopo, pero tiene un aspecto similar al de las pruebas de embarazo, y una precisión del 90%. Si tiene dos rayas, se confirma que la persona es portadora del virus de la covid-19.

Cualquier persona puede hacerse la prueba, pero es aconsejable que sólo la realicen aquellas que presenten síntomas. Unas pruebas que Portugal ya está distribuyendo en las escuelas. Actualmente, hay 100.000 unidades, y otras 400.000 están encargadas para responder a un universo de 5000 escuelas.

El Consejo de Ministros portugués ha aprobado esta medida, pero las agrupaciones escolares piden más aclaraciones. El uso de estas pruebas, que pueden realizarse a «trabajadores, estudiantes y visitantes de los establecimientos», depende de la voluntad de cada uno de los directores escolares. De hecho, en Portugal existen 800 escuelas con casos confirmados de la enfermedad, lo que ha llevado a la comunidad educativa a pasar los dos últimos períodos lectivos recibiendo clases en casa (online).

La Comunidad de Madrid quiere hacer pruebas masivas para Navidad

La Comunidad de Madrid quiere realizar pruebas rápidas de forma gratuita a toda la población para Navidad. Según las autoridades madrileñas, hasta el momento estas pruebas, realizadas de forma selectiva, han facilitado la estabilización de la pandemia en la capital.

La solicitud para la realización de tests de antígenos ha sido entregada al ministro de Sanidad, Salvador Illa, para intentar salvar un período navideño que será muy diferente del vivido en 2019.

En Lisboa, el árbol de Navidad de Terreiro do Paço ya está siendo montado.