Español Portugués, Portugal

El verano es la época del año más propicia para el turismo, y ahora que las fronteras se han reabierto, e incluso con menos turistas, es normal querer relajarse y viajar. No obstante, muchas personas no saben qué hacer o no hacer en los espacios públicos. Para saber cuáles son las reglas que debe seguir si quiere hacer turismo en territorio portugués, esté atento a las próximas líneas para que pueda volver a «abrazar» (de una forma metafórica, por supuesto) las bellezas naturales y culturales que el país nos ofrece.

A la llegada al Portugal continental, esto si vienen en avión, todos los pasajeros tienen que rellenar un formulario y pasar por una cámara que mide la temperatura para asegurarse de que nadie presenta los síntomas asociados a la Covid-19. No existe una lista de países «prohibidos» (como ocurre en el Reino Unido), y la prueba previa al viaje no es obligatoria. No ocurre lo mismo en los archipiélagos. En las regiones autónomas de Madeira y Azores es obligatorio presentar una prueba negativa, que deberá presentarse 72 horas antes del embarque. Si no llegara a hacerlo, en los aeropuertos se puede realizar una prueba de forma gratuita, pero tendrán que realizar un aislamiento profiláctico (en un hotel indicado por las autoridades de la región), hasta que se conozca el resultado.

Desde el 1 de julio, con la apertura de «La Raya», la llegada a Portugal también se puede hacer en coche. No ocurre lo mismo por vía marítima. El desembarque de cruceros sigue estando prohibido. Sólo los nacionales o residentes pueden desembarcar en Portugal.

Sobre la mascarilla, es obligatoria en el transporte público (y aconsejado en los vehículos privados); en museos, o cada vez que entre en una tienda. Por lo demás, si no lleva mascarilla, los establecimientos tienen derecho a vetar la entrada al cliente. Además, en las 19 parroquias de la zona de Lisboa que más preocupan a las autoridades estatales, existen multas para quien no use protección facial o no respete el distanciamiento social de dos metros.

Si está dentro de un espacio de restauración, debe mantener la mascarilla todo el tiempo, y quitarla sólo mientras esté consumiendo. Sobre el uso de la mascarilla al aire libre, como es el caso de una explanada o un jardín, no necesita ponérsela. Si quiere ir al cine o al teatro, además de tener que usar la mascarilla o pantalla de protección facial, su sitio tendrá que estar reservado previamente.

Sello «Clean&safe» y semáforos en la playa

Todos los establecimientos abiertos al público han adoptado las medidas de higiene requeridas y, para comprobar su seguridad, presentan el sello «Clean&safe», creado por la DGS y el turismo de Portugal. Este sello está presente en el 55% de las unidades turísticas.

Algo con lo que también debe tener cuidado es con las reuniones públicas. Estas pueden, salvo en la zona de Gran Lisboa, llegar hasta las 20 personas (dicha situación cambia un poco si estamos hablando de personas de la misma familia). Una de las grandes consecuencias de esta pandemia es que los festivales de música, que animaban el verano de los portugueses y turistas, se han pospuesto hasta el 2021. La mayoría de las atracciones están abiertas, pero con capacidad reducida y, como en el caso de los restaurantes, con un horario que no supera las 23 horas.

El turismo marítimo es muy importante para la economía portuguesa y, con más de 500 km de playas, es normal que esté ansioso/a por extender su toalla en la arena. Pero antes de hacerlo, sepa que las playas también están sujetas a un límite de ocupación. Esta señalización funciona con el sistema de semáforos y, para tener un día de playa tranquilo, lo mejor es que visite la app «Info Praia» o el sitio de la Asociación Portuguesa del Medio Ambiente – https://infopraia.apambiente.pt/. Los datos, aquí, se actualizan cada minuto. Cuando ya esté junto al mar, no olvide que debe poner su sombrilla a dos metros del «vecino». Los deportes en pabellón están prohibidos.

Si está en territorio nacional y presenta algún síntoma relacionado con la Covid-19, póngase en contacto con el Servicio Nacional de Salud a través del teléfono 808 24 24 (SNS24).

Ahora que ya sabe un poco más sobre lo que debe y no debe hacer, ¡prepárese para las vacaciones!