Español Portugués, Portugal

El banquero Ricardo Salgado, antiguo dueño del grupo Espírito Santo (el segundo banco más grande del país), y seis años después de la caída de su imperio, ha sido finalmente acusado en 65 crímenes que van, desde el habitual golpe de «cuello blanco»; constitución de organización criminal; falsificación de documentos, o corrupción activa. Todas estas actividades habrían perjudicado al banco en miles de millones de euros.

Además de Salgado, otras 24 personas han sido acusadas por el Departamento de Investigación y Enjuiciamiento Criminal (DCIAP) en el proceso que investiga la etapa final del Grupo Espírito Santo, que supuestamente estaba en quiebra cinco años antes de su fin oficial en 2014.

La quiebra del Banco Espírito Santo (BES), que ha cambiado de nombre y, actualmente, se llama Novo Banco, ha provocado que cientos de personas perdieran los ahorros de toda una vida debido a un capital negativo de unos 962 millones de euros. Este es el mayor escándalo financiero del país, y ha sido uno de los mayores responsables de la última crisis financiera del país. En los últimos años, el Gobierno portugués ha estado inyectando dinero en este banco, y la última inversión de capital se ha producido durante la pandemia.

Con la confirmación de que Ricardo Salgado sería juzgado por este proceso, que no considera justo (y que supone el fin de BES según el Banco de Portugal), se ha conocido de la existencia de una «bolsa azul» que sirvió para financiar la campaña electoral del expresidente de la República, Cavaco Silva. Además de la financiación electoral, que es ilegal en Portugal, Salgado también ha tenido en nómina al exprimer ministro, José Sócrates, y al actual presidente de la TAP, Miguel Frasquilho.

Salgado y la amistad con Juan Carlos

En el mercado latinoamericano, Ricardo Salgado tenía relaciones de gran cercanía con los presidentes venezolanos, Hugo Chávez y Nicolas Maduro; el exvicepresidente del Banco de Brasil, o el rey emérito Juan Carlos. Salgado y el antiguo rey español son amigos de la infancia, compartiendo una juventud vivida junto al mar de Cascais. El portugués y su esposa llegaron a asistir en la boda del entonces príncipe Felipe VI con la reina Letizia.

Pero no es sólo con la realeza española que el antiguo banquero tiene conexiones. Una investigación llevada a cabo por una revista portuguesa ha revelado que Salgado está siendo acusado de suplantar la identidad del portero Domingos Galan Macias, residente en Madrid. Los documentos de este ciudadano, se utilizaron para forjar una inversión de 2,5 millones de euros en la empresa venezolana de petróleo PDVSA.

Ricardo Salgado, a quien muchos durante años llamaron «Dueño De Todo Esto», y que era presencia asidua en los principales medios económicos y sociales mundiales, actualmente está bajo arresto domiciliario, pero siendo objeto de vigilancia policial las 24 horas del día.