Español Portugués, Portugal

A cualquiera que tire colillas de cigarrillos o cigarros en el suelo, se le impondrá una multa de entre 25 y 250 euros. Valores que, según la Guardar Nacional República (GNR), equivalen a 50 paquetes de tabaco.

Esta ley, que ya se había publicado en el Diario de la República hace un año, equiparará a todos los productos que contengan restos de tabaco con residuos sólidos urbanos. Tal medida está dividiendo a la opinión pública, pero todos creen que al meterse con el «bolsillo» de los consumidores, estos pueden cambiar rutinas, y así terminar con las colillas dispersas por la vía pública.

Si unos tienen que pagar, los establecimientos comerciales tendrán que disponer de ceniceros y contenedores para depositarlos, y estarán encargados de proceder a la limpieza de los residuos producidos en las zonas de ocupación comercial, así como en una zona de afluencia en un radio de cinco metros a dicha tienda. Por lo que se refiere a las multas para los negocios que no cumplan estas medidas, estos tendrán que pagar cantidades que pueden oscilar entre 250 y 1500 euros.

La electricidad se paga a precio de oro

La energía en Portugal siempre ha sido una de las más caras del mundo. El ministro de Estado y de Hacienda, João León, ha anunciado en conferencia de prensa, tras el Consejo de Ministros, que el IVA sobre la electricidad descenderá del 23 al 13%. Esta medida entrará en vigor el 1 de diciembre, y será «transversal a todas las familias». A partir de esta fecha, la tasa en la factura de la luz será adecuada según el escalón de consumo contratado.