Español Portugués, Portugal

El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado la noche de este miércoles y por sorpresa un programa de compra de bonos públicos y privados de 750.000 millones de euros para contrarrestar los «serios riesgos» que supone la crisis del coronavirus para su política monetaria.

Estas compras, que superan los 120.000 millones de euros adicionales para 2020 decididos hace seis días, se llevarán a cabo antes de finales de año, según ha explicado la institución en un comunicado de prensa publicado tras una reunión telefónica del Consejo de Administración.

El BCE ha indicado que el Programa de Compra de Emergencia por Pandemia (PEPP) realizará adquisiciones de «todas las categorías de activos elegibles» según el actual Programa de Compra de Activos (PPA).

Además, las adquisiciones serán «flexibles» y no se distribuirán de forma regular a lo largo del tiempo y el espacio. «Esto permite fluctuaciones en la distribuciones del flujo de compras en el tiempo, en los tipos de activos y entre jurisdicciones», señala la nota.

La compra de bonos soberanos y privados

En lo relativo a los bonos soberanos, el BCE mantendrá en el PEPP las cuotas por países dependiendo de su porcentaje de capital en la entidad, tal y como hace en otros programa de compra de bonos.

En las compras de bonos privados, ampliará el espectro de activos que puede adquirir con respecto al Programa de Compra del Sector Corporativo (CSPP) a activos no financieros aunque mantendrá los criterios de calidad crediticia de este programa.

Asimismo se ha comprometido a rebajar los estándares que fija para la garantía con el objetivo de que las contrapartes puedan hacer uso completo de las operaciones de refinanciamiento del Eurosistema.