Español Portugués, Portugal

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha indicado este jueves que el Gobierno va a poner a disposición de las comunidades autónomas un monto de 210 millones de euros que transferirá para «hacer frente al gasto de la batalla» contra el coronavirus. Además, se van a destinar 300 millones para reforzar las residencias de ancianos y atender a personas mayores en sus domicilios.

En rueda de prensa desde la Moncloa, Illa también ha adelantado que el Ministerio convertirá en orden el protocolo de atención a las residencias de mayores, en colaboración con la Vicepresidencia de Asuntos Sociales.

Se trata de elevar el protocolo consensuado con las comunidades autónomas el 5 de marzo a carácter de orden, si bien en la mayoría de lugares ya se está cumpliendo, ha asegurado, para detallar que las principales medidas de la orden son cerrar las residencias de ancianos que no reúnan las condiciones exigidas, restringir las visitas y garantizar la atención médica mínima.

Illa también ha avanzado que se dictará una orden para encomendar al Ministerio de Justicia la coordinación de las administraciones prestacionales de la Administración de Justicia, «asegurando los servicios mínimos», que en cualquier caso ya están garantizados por el real decreto.

El ministro ha explicado que más de 30.000 profesionales sanitarios se han ido incorporando gradualmente al Sistema Nacional de Salud.

Se trata de 8.000 médicos internos residentes de cuarto y quinto curso, 11.000 profesionales de enfermería que habiendo superado pruebas selectivas no habían obtenido plaza, 10.000 estudiantes de los últimos cursos de enfermería y 7.000 de medicina.

Ha sostenido que todas las instalaciones de la sanidad privada están a las órdenes de los consejeros de salud de las comunidades autónomas.

Y ha mostrado la disposición del Ministerio para ofrecer a las comunidades autónomas, encargadas de organizar la asistencia sanitaria y de las que ha dicho que están desempeñando un «magnífico trabajo», el apoyo de medios y las opiniones cualificadas que soliciten.

El titular de Sanidad ha subrayado que «llegan los momentos más duros» de la pandemia porque seguirán aumentando los casos mientras se acerca el «pico máximo», por lo que ha recordado que es tarea colectiva extremar la cuarentena para minimizar los contagios.

300 millones para residencias de mayores

Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, anunció este jueves una dotación de 300 millones de euros que serán transferidos a las comunidades autónomas para reforzar tanto residencias de mayores como teleasistencia y atención en domicilios para personas mayores y dependientes.

Estos fondos se destinarán para, entre otras cuestiones, medicalizar y dotar de equipos a las residencias de mayores, unos espacios muy vulnerables ante la propagación del nuevo coronavirus (covid-19). «Sus plantillas están desbordadas» y «ha habido contagios y muertes», reconoció el vicepresidente Iglesias en una rueda de prensa.

«Es urgente medicalizar estos centros con más recursos y con equipos de protección individual para los profesionales de estos centros», por lo que «estamos trabajando con Sanidad para que lleguen cuanto antes», aseguró.

Asimismo, Iglesias anunció que se va a «reforzar la teleasistencia domiciliaria» y las plantillas de los servicios sociales, que definió como esenciales para abordar la crisis del coronavirus entre la población más vulnerable, que son los mayores y las personas dependientes o con patologías previas.

También avanzó que «se va a realizar un refuerzo de choque de Servicios Sociales para personas sin hogar» de la mano de las Fuerzas Armadas, cuyo esfuerzo en esta crisis, dijo, es «fundamental», al tiempo que alabó a la ministra de Defensa, Margarita Robles, por haber sido de las primeras que se preocupó por la situación de las personas sin hogar.