Español Portugués, Portugal

Mercadona prevé centrarse en hacer crecer su negocio en Portugal durante «los próximos 5, 6 o 7 años», según ha avanzado su presidente, Juan Roig, quien ha indicado que tienen todavía mucho trabajo pendiente antes de probar suerte en otros mercados.

«Después de eso iremos a otro país, sí, pero tenemos faena por delante», ha expresado Roig durante la presentación de los resultados anuales de la compañía.

El empresario ha explicado que su previsión es ir abriendo una media de diez tiendas por año durante los próximos ejercicios en Portugal -el objetivo es llegar a alcanzar las 150-; de momento cerraron 2020 con veinte establecimientos y a lo largo del actual ejercicio esperan inaugurar nueve más.

También ha apuntado que pretenden llegar a Lisboa -hoy por hoy concentran su actividad en la región norte del país, en torno a Oporto- «alrededor de 2023», y ha revelado que la compañía ya ha firmado la construcción de un bloque logístico en Santarém, a 60 kilómetros de la capital, para dar servicio a la zona cuando empiecen a abrir tiendas.

«Estamos esperando a tener los permisos. Si los tuviéramos mañana, mañana mismo empezábamos a construir los supermercados», ha asegurado en declaraciones a los periodistas.

Su facturación en Portugal se multiplicó casi por seis tras duplicar su red de supermercados, hasta ascender a 186 millones de euros, lo que equivale a un 0,7% de todas sus ventas, y su plantilla creció hasta los 1.700 empleados.

Roig ha destacado que de media cada tienda de Mercadona en suelo luso «vende un 10% más» que cada establecimiento de los que tiene en España, y ha considerado que este dato supone un motivo de «orgullo».

«Tenemos que ser más portugueses todavía, pero no por ‘marketing’, sino de verdad. Tenemos que conocer las costumbres y necesidades de los consumidores portugueses, y es lo que estamos haciendo», ha señalado.

Con una inversión anual que tanto en 2020 como en 2021 rondará los 115 millones de euros, el presidente de Mercadona ha resaltado que gracias a su aterrizaje en Portugal -iniciado en 2019- han descubierto nuevos proveedores a los que también contratan producto para vender en España.

«Compramos a proveedores portugueses por valor de 350 millones el año pasado, ya les adquirimos el doble de lo que vendemos. Nos está viniendo fenomenal», ha insistido.