Español Portugués, Portugal

El secretario general de Naciones Unidas (ONU), el portugués António Guterres, ha pedido a la comunidad internacional que se una y apoye a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la «guerra» contra la COVID-19, destacando que «no es momento» de evaluar la respuesta a la pandemia, tras las críticas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

El pasado martes, Trump ha acusado a la OMS, en su rueda de prensa diaria, de estar «sesgada» a favor de China y de haberse «equivocado» al no alertar antes del coronavirus, y ha amenazado con congelar los fondos que su Gobierno aporta a la organización, que en el periodo 2016-2017 suponían más de tres cuartas partes de su presupuesto.

Respuesta de António Guterres

«Este virus no tiene precedente en nuestras vidas y requiere una respuesta sin precedentes. Obviamente, en esas condiciones, es posible que los mismos hechos hayan tenido diferentes interpretaciones de diferentes entidades», ha sostenido Guterres, en un comunicado en el que ha instado a esperar a que el mundo supere la pandemia para entender la reacciones de «los involucrados».

«Cuando pasemos página de una vez por todas sobre esta epidemia, habrá tiempo de mirar atrás y entender cómo la enfermedad apareció y extendió su devastación tan rápido por el planeta, y cómo todos los involucrados reaccionaron a la crisis», ha afirmado António Guterres.

«Pero ahora no es ese momento. Ahora es el momento de la unidad, de que la comunidad internacional trabaje junta en solidaridad para frenar este virus y sus devastadoras consecuencias», ha apuntado Guterres, que agregó que la OMS debe ser apoyada porque es «absolutamente esencial en los esfuerzos del mundo para ganar la guerra al COVID-19».

Valentía del personal de la OMS

El secretario general de la ONU ha explicado que «miles de empleados» de la OMS están «en primera línea, apoyando a los estados miembros y sus sociedades, especialmente a los más vulnerables, con recomendaciones, capacitación, equipamientos y servicios que salvan vidas mientras se lucha contra el virus».

«Observé de primera mano la valentía y determinación del personal de la OMS cuando visité la República Democrática del Congo el año pasado, donde la organización trabaja en condiciones precarias y lugares remotos muy peligrosos para luchar contra el virus mortal del Ébola», ha recordado António Guterres, que les atribuyó el «éxito» de que no se hayan registrado nuevos casos en meses.