EL TRAPEZIO entrevista a Luis de Nicolás La Torre, miembro de la Coordinadora Regional de Pueblos Vivos de Castilla y León

El río ibérico Duero y sus afluentes están en grave peligro por la contaminación de las grandes explotaciones ganaderas, según La Torre

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este viernes varias asociaciones en defensa de la salubridad medioambiental, entre las que se encontraban Tierra de Alba y la Coordinadora Regional de Pueblos Vivos de Castilla y León, se han manifestado vestidos con los trajes tradicionales carbajalinos por las calles de Zamora, con el fin de preservar la riqueza acuífera, amenazada no sólo por el vaciado del embalse de Ricobayo, por parte de Iberdrola, sino por la implantación de grandes explotaciones ganaderas que afectan a los afluentes del Duero así como al mismo río.

De todo ello hablamos con Luis de Nicolás La Torre, miembro de la Ejecutiva de la Coordinadora Regional de Pueblos Vivos de Castilla y León.

Últimamente entre el vaciado del embalse de Ricobayo y la instalación de las macrogranjas, Zamora está que arde con el agua, ¿esta industria viene a agravar el problema?

Lo agrava de una manera significativa puesto que este tipo de instalaciones no solamente extraen el agua sino que la contaminan, es decir sacan agua subterránea que se utiliza para el abastecimiento de los pueblos y la llevan a la superficie ya contaminada, llena de nitrógeno y fósforo además de otra serie de compuestos tóxicos.

El tratamiento de los purines debe ser llevado a cabo por empresas especializadas, sin embargo los tiran sin ningún control, con lo que acaban llegando a los ríos y a los embalses terminando finalmente en el mar. En el caso de Carbajales de Alba se contamina el Duero y sus afluentes, con lo que el problema se convierte en internacional teniendo en cuenta que mucha parte del recorrido del río lo hace en Portugal.

En nuestra comarca el embalse de Carbajales se encuentra eutrofizado, es decir con una abundancia anormalmente alta de nutrientes como nitratos y fosfatos que producen una plaga de algas fitoplactónicas, lo que hace que el agua deje de ser potable y el baño se convierta en una actividad de alto riesgo para la salud.

¿Cuánta agua llega a consumir una explotación de este tipo?

La de Carbajales va a consumir 18 millones de litros al año, mucho más de lo que llega a necesitar el pueblo para su abastecimiento. Tenemos otro ejemplo en la que se quiere implantar en Noviercas, provincia de Soria, perteneciente a la comarca del Moncayo, que afecta a un acuífero que se encuentra en las cuencas hidrográficas del Duero y del Ebro, considerado Dominio Hidrogeológico del Sistema Ibérico, con 24.000 vacas llega a extraer lo que consumirían 25.000 personas. No sólo el agua está cada vez en peores condiciones sino que nos estamos desertizando.

El agua se ha convertido en el oro, no sólo del futuro sino del presente, ¿qué perspectiva tenemos si esta industria acaba por extenderse?

Si esto no se para acabarán hundiéndonos, pensamos que es la puerta a otras explotaciones dado que el negocio con China se está cerrando, antes era la vía de escape, la exportación a China y al sudeste asiático, pero ahora se han convertido en productores con lo que estas infraestructuras no serán rentables a largo plazo, se irán y dejarán un territorio y sus ríos con altísimas dosis de contaminación.

En la actualidad los análisis de aguas los realizan solamente una vez al año, sin ninguna transparencia ni información, se hace de una manera absolutamente opaca, lo que nos lleva a tener la certeza de que los índices que comunican no son los correctos. Las mediciones que realizaron en mi parcela daban resultados relativamente aceptables, 17 miligramos por litro de nitrógeno, sin embargo con los aparatos que nos ha facilitado GREENPEACE los valores suben a 90 miligramos por litro, como podrán ver es una diferencia de mucho calado.

En cuanto a su proliferación, el último censo que realizamos desde nuestra plataforma arrojaba un número de 70 macrogranjas, en estos momentos hay bastantes más y no sólo eso sino que además piden ampliaciones de las que ya están en funcionamiento, con lo que esto conlleva de contaminación de nuestros acuíferos, riachuelos y sobre todo del que vertebra nuestra provincia, el Duero.

El ejemplo lo tenemos en Galicia, el año pasado hubo un desbordamiento de una balsa de purines que acabó en el río Eo, de ahí llegó a Castropol, con la consiguiente contaminación del mar y la tierra, el valle hubo de ser cerrado a consecuencia de este desastre medioambiental. Toda esta catástrofe se está convirtiendo en la profecía que se auto cumple, nos quieren convencer de que somos la España vaciada y no es cierto, dado que nuestros pueblos se llenan en verano, puentes, fiestas y fines de semana, lo real es que somos la España vaciable.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario