Expresidente José Eduardo Dos Santos regresa a Angola tras dos años de exilio en Barcelona

El regreso del expresidente se produce un año antes de las elecciones presidenciales programadas para 2022

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

José Eduardo dos Santos, expresidente de Angola (1979-2017) y uno de los mandatarios africanos que permaneció durante más tiempo en el poder, ha regresado a este país iberófono tras más de dos años de exilio voluntario en Barcelona, donde ha residido en una mansión de la familia Pujol en Pedralbes. Según medios locales, el exmandatario angoleño ha llegado este martes alrededor de las 11.00 hora local (10.00 GMT) al Aeropuerto Internacional Quatro de Fevereiro de Luanda, donde ha sido recibido por algunas personalidades que ocuparon diferentes cargos políticos durante su mandato.

Dos Santos, que ahora tiene 79 años, gobernó Angola con mano de hierro durante cerca de cuatro décadas, hasta que el actual presidente angoleño, Joâo Lourenço, lo reemplazó en el cargo tras ganar las elecciones en el país por su misma formación, el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) en 2017. Dos Santos dirigió también el MPLA hasta 2018, cuando Lourenço fue escogido como su sucesor durante el VI Congreso extraordinario del partido.

En su último discurso durante ese Congreso, el expresidente aseguró que dejaba el cargo con la «cabeza erguida», si bien admitió haber cometido errores durante sus años en el poder. Se puso fin entonces al llamado «Eduardismo», designación atribuida al sistema de gobernanza de Dos Santos, cuyos rasgos fundamentales fueron la corrupción y el nepotismo, llegando a situar al país en los últimos puestos en materia de mortalidad infantil, libertad de prensa o acceso al agua potable.

A diferencia del expresidente, que no ha sido nunca procesado por esta supuesta corrupción, su hija Isabel dos Santos, que tampoco reside ya en el país, está siendo investigada por varios casos de corrupción y desvío de fondos públicos. Isabel dos Santos protagonizó la investigación periodística de los llamados «Luanda Leaks», con unos 700.000 documentos, que expuso el entramado de más de 400 sociedades pantalla, empresas en paraísos fiscales y favores políticos que hicieron de ella la mujer más rica de África.

Entre las principales revelaciones, constaba la transferencia al extranjero de decenas de millones de dólares de fondos públicos de Angola que Isabel dos Santos realizó mientras dirigió la petrolera estatal Sonangol desde junio de 2016 -por decreto presidencial de su padre- hasta su despido por el Gobierno de Lourenço a finales de 2017. Por otro lado, otro hijo del exmandatario, José Filomeno dos Santos, fue condenado en agosto del pasado 2020 a cinco años de cárcel por un fraude cometido cuando dirigía el Fondo Soberano angoleño, convirtiéndose en el primer miembro de la antigua familia presidencial en ser procesado como parte de una campaña contra la corrupción impulsada por Lourenço.

La lucha contra la corrupción es una de las prioridades del Gobierno de Lourenço, que ha cancelado contratos de Isabel dos Santos realizados de manera irregular con el Estado angoleño y valorados en más de 20.000 millones de dólares (cerca de 17.000 millones de euros). El regreso del expresidente se produce un año antes de las elecciones presidenciales programadas para 2022 en Angola, segundo productor de petróleo de África Subsahariana.

Noticias Relacionadas