Español Portugués, Portugal

La igualdad de género y la conciliación laboral serán claves para mantener las constantes vitales en las poblaciones de La Raya, la frontera entre España y Portugal, que sufrieron una pérdida de habitantes generalizada entre 2000 y 2017, según estimaciones oficiales. Iniciativas que promueven la cooperación entre países, como el Proyecto de Generación de Empleo de Calidad Transfronterizo (GEMCAT), buscan «crear unas líneas maestras» en conciliación e igualdad que, «si se aplican» conseguirán que la zona transfronteriza «genere riqueza».

Financiado por Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza entre España y Portugal (Poctep), GEMCAT asesoró, entre 2014 y 2020, a más de 600 pequeñas y medianas empresas (PYMES) españolas y lusas en responsabilidad social, igualdad de género y conciliación, y espera conseguir acabar con la sangría poblacional y que los latidos de la frontera no se detengan. Entre sus principales objetivos, GEMCAT desarrolló dos documentos de buenas prácticas en materia de conciliación e igualdad, además de cerrar el proyecto con una serie de conferencias web de presentación de resultados y la creación de un Foro de Transferencia de Resultados centrados en el diálogo social transfronterizo.

Freno a la despoblación

España cuenta con un 7% de su población residente en zonas transfronterizas, cifra alejada del 22% de habitantes portugueses, de acuerdo al informe ‘La evolución demográfica y las implicaciones en el mercado laboral transfronterizo’ financiado, entre otras instituciones, por GEMCAT, en 2018. «Si hoy en día una pareja no tiene hijos es porque el día a día del trabajo les come» explica Carlos Gómez, subdirector general de Relaciones Laborales en GEMCAT.

Pero si esos mismos trabajadores ven «posibilidades de flexibilizar su horario, teletrabajar o comedores o salas de lactancia», podrán dedicarse «a algo más que trabajar», a la par que se creará «un ambiente en el que se encuentra a gusto» y habrá «una ampliación del mercado de trabajo» en las regiones transfronterizas. «Lo que se busca en los puestos de trabajo es el talento y, una vez que se tiene, hay que conservarlo porque si no se mueve» y conseguir que las empresas sepan «estar dentro de estos ámbitos es importante para que el trabajador rinda más y que se quede en esa zona es esencial».

Portugal y España perdieron, entre 2000 y 2015, una media conjunta del 3% de su población en La Raya, según los resultados del mismo informe, una pérdida que a partir de 2008 se volvió más notoria debido a la crisis económica y potenciada por el abandono, los bajos salarios o el aislamiento de estos territorios, muchos de los cuales no tienen conexión a internet estable.

La conciliación, el ADN de la supervivencia empresarial

«La mayoría nos tachaban de locos» cuenta a Efe Berta Caro Directora de Desarrollo Corporativo y RSE de Tecalis. Esta PYME gallega, dedicada a la búsqueda de soluciones tecnológicas seguras para procesos digitales, apostó por la responsabilidad social empresarial a pesar de que, en aquel momento, aquellos conceptos «sonaban a película hollywoodiense». Tecalis fue una de las empresas galardonadas con el Premio de Conciliación Transfronterizo de GEMCAT, reconocimiento que, admite, ha ayudado a la compañía en proyección internacional, ya que estos valores forman parte «de una cultura que compartimos, está en nuestro ADN empresarial».

A través del fomento de ecosistemas híbridos físicos y virtuales de conciliación, la igualdad y la responsabilidad social, Tecalis consiguió convertirse en «pionera» en implantación de este modelo, algo que, como reconoce la propia Caro, les ayudó «a capear» los efectos de la pandemia y a seguir desarrollando este tipo de iniciativas en el futuro.

Para Applus+, otra de las empresas que participa en el proyecto dedicada a trabajos de inspección, la igualdad siempre ha sido «imprescindible para la innovación y el progreso», consiguiendo unos datos positivos que, a día de hoy, «nos hacen sentir muy orgullosos y nos motivan a seguir trabajando». Como cuenta Carolina de Velasco, Talent, Culture and Diversity Leader de la compañía, su apuesta por la igualdad se basó en cuatro pilares fundamentales: «el respeto a las personas, la igualdad de oportunidades, el acceso igualitario a altos cargos y la mejora de la calidad del empleo».

Una solución a largo plazo

El proyecto, que acabó en 2020 pero que se amplió en Galicia (España), concluirá este 2021 con el lanzamiento de conferencias web y la publicación de informes de resultados, y tendrá un impacto que se verá «a largo plazo». «Lo que se crean son herramientas, medidas, que luego hay que plasmar de manera efectiva para que se logren resultados concretos», asegura Gómez, quien, durante su implantación, ha visto cómo empresas que no conocían estos conceptos, «ahora están inmersas» en ellos.

Gómez confía en que iniciativas como esta sirvan para detener la fuga de talento de la Raya, conseguir crecimiento demográfico e impulsar la implantación de las empresas.