Español Portugués, Portugal

La familia portuguesa «Espírito Santo» pretende volver a la escena financiera. Los banqueros y empresarios José María Ricciardi y João Manuel Brito, considerados por muchos como parte de la rama «buena» de la familia que dominó el antiguo Banco Espírito Santo (BES); y el cual, posteriormente, daría origen al «Novo Banco», planean montar una nueva entidad de inversión. Uno de los objetivos es «restablecer socialmente el nombre de la familia». De hecho, Brito y Cunha ha estado recientemente en el foco al ser vinculado con el rey emérito Juan Carlos I.

Esta pareja de financieros está pensando en dos opciones a corto plazo: adquirir algún pequeño banco ya activo (sin excluir la posibilidad de buscar un banco fuera del país que permita a los clientes realizar inversiones internacionales y depositar sus activos en el extranjero), o a través de la compra de parte del «Novo Banco», lo que permitiría la construcción de una nueva entidad bancaria a partir de esta institución, que en 2017 fue adquirida por el fondo estadounidense Lone Star. Una operación que quieren llevar a cabo tras acumular pérdidas históricas, de alrededor de 4.000 millones de euros, entre el período 2000-2018.

La mayoría de estas pérdidas, se han debido a operaciones de crédito en quiebra, y a actividades de las filiales del BES. Unas cifras que han sido anunciadas tras la auditoría de Deloitte; y que, según el Bloque de Izquierda, son cifras con «heridas de muerte». La sucursal de BES en España se encuentra actualmente en venta, y la auditora participa en la transacción, lo que divide a las diferentes fuerzas políticas.

El descrédito del apellido «Espírito Santo»

«El apellido Espírito Santo ha caído en desuso, pero todavía es muy respetado en Portugal», recuerda una de las fuentes consultadas por el diario El Español. La obsesión del «buen Espírito Santo» es crear una nueva entidad bancaria, especializada en inversión y gestión patrimonial, «con sangre de la familia, pero con sangre nueva».

En una entrevista con SIC Noticias, el propio Ricciardi (que ha ocupado puestos destacados en el BES y en el BESI), ha manifestado la intención de constituir un nuevo banco «de capital portugués», ya que la mayor parte de las entidades portuguesas son propiedad de grupos españoles. Caixabank; Santander; Bankinter, y Abanca tienen un fuerte poder en Portugal. El BBVA también está presente, pero cuenta con una participación minoritaria.

El apellido Brito y Cunha ha aparecido, en las últimas semanas, en la prensa española después de que se hablara de la posibilidad de que Juan Carlos se hubiera instalado en la «Quinta do Perú» (Sesimbra), tras dejar España. La madre de Brito y Cunha era la segunda mayor accionista del antiguo BES.