Español Portugués, Portugal

La Secretaría Pro Tempore de Andorra (SPT) y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) han organizado, este martes, una reunión extraordinaria de alto nivel de ciencia, tecnología e innovación contra la crisis del coronavirus, un encuentro telemático y preparatorio de la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que inicialmente no estaba prevista pero que se decidió llevar acabo teniendo en cuenta el contexto surgido de las crisis del coronavirus. Ministros y altos representantes de los 22 países que forman parte de la Conferencia Iberoamericana han compartido experiencias sobre la aplicación de la ciencia, la tecnología y la innovación para hacer frente a la pandemia y sus consecuencias.

El encuentro (que ha girado alrededor de tres ejes temáticos: investigación biomédica, inteligencia artificial y salud pública; innovación tecnológica y reprogramación industrial, y sociedad digital) ha querido ser un foro donde poder “compartir lecciones aprendidas y para aprender”, en palabras del ministro de Presidencia, Economía y Empresa de Andorra, Jordi Gallardo, que ha destacado el hecho de que se hayan podido exponer experiencias sobre cómo cada país ha puesto la ciencia, la tecnología y la innovación “al servicio de la salud” y cómo estos elementos han ayudado en la gestión de la crisis sanitaria. En este sentido, los tres ejes temáticos de la reunión han evidenciado puntos en común de los diferentes estados en esta lucha contra el coronavirus y también retos compartidos, con lo que se ha concluido la necesidad de una mayor cooperación en el espacio iberoamericano.

En cuanto a la actual Presidencia de la Conferencia Iberoamericana, Andorra ha expuesto y puesto al servicio de los países iberoamericanos el “modelo” del doble cribado poblacional que, tal como ha explicado el ministro de Salud, Joan Martínez Benazet, ha contado con “una vertiente científica y también diagnóstica”, ya que ha servido no solo para detectar casos que no habían sido detectados, sino también para “conocer mejor” la enfermedad. Este estudio, ha destacado el titular de salud andorrano, se pondrá a disposición de la comunidad científica internacional para que se disponga de un mayor conocimiento de la COVID-19. Desde Andorra también se ha incidido en el hecho de que a pesar de tener una incidencia de la enfermedad de 1.100 casos por cada 100.000 habitantes, es decir, similar a la de grandes capitales europeas, no se ha colapsado el sistema sanitario. Este hecho ha sido así, según ha enfatizado el titular de Salud, gracias a la gestión de la crisis que ha hecho el país.

El resto de los países participantes en la reunión extraordinaria han expuesto sus experiencias en un debate que, tal como ha destacado Gallardo, tenía como una de sus finalidades reforzar la idea de la cooperación, exponiendo que “juntos” los países puede ser “más eficaces para proteger a los ciudadanos, el sistema de salud pública y la economía” y más si se buscan soluciones innovadoras. En este sentido, el titular andorrano de Presidencia, Economía y Empresa, ha incidido en la idea de que de esta crisis pueden salir nuevas oportunidades. Así, países como España, de la mano de su ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, han expuesto proyectos que se están impulsando, como el trabajo para tener una vacuna contra el coronavirus antes de que acabe el año.

Precisamente sobra las evidencias de esta crisis, la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, ha manifestado que la pandemia actual ha puesto de relieve la “necesidad de disponer de sistemas de salud robustos” y también de invertir los recursos necesarios en ciencia y tecnología. Grynspan ha manifestado que la crisis ha mostrado el “valor de la ciencia, la tecnología y la innovación para salvar vidas” y hacer frente a los retos económicos y sociales, y ha querido enfatizar el valor de la solidaridad y la cooperación para poder superar la situación actual. La crisis, ha concluido, la Secretaria General Iberoamericana ha “renovado el compromiso con la cooperación” y también con la Agenda 2030.