Lula amplía lazos con China fortaleciendo una política exterior independiente y cooperativa

Entre los compromisos destaca el de establecimiento de operación directa de transacciones comerciales entre Brasil y China en yuanes

Comparte el artículo:

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha culminado una visita a China que supone una declaración de intenciones sobre la hoja de ruta que el país sudamericano quiere trazar, un camino que pasa por el gigante asiático en medio de la creciente hostilidad entre Washington y Pekín.

Durante su reunión este viernes con el líder chino, Xi Jinping, Lula ha abogado por profundizar los lazos con el gigante asiático “más allá del interés comercial” y ha recogido el guante del “multilateralismo verdadero” que respalda China para apostar por el engarce de las economías y mercados brasileño y chino frente al desacoplamiento que propugna Estados Unidos.

Un papel clave para la estabilidad y paz mundiales

Xi ha manifestado a Lula que sus relaciones “jugarán un papel clave para la estabilidad y paz mundiales” y, al término de la reunión, ambas partes han publicado una declaración conjunta en la que han acordado que el diálogo es “la única solución” para terminar con la guerra en Ucrania.

El comunicado refleja que Brasil “ve positivamente” la postura china sobre el conflicto -criticada por Occidente por poner en el mismo plano “al agresor y al agredido”- y ambas partes quedaron en mantener “intercambios” al respecto. Los dos países han acordado asimismo que “no se puede omitir el impacto del cambio climático” y se emplazaron a “fortalecer la cooperación en los campos de protección ambiental”.

Además, Lula y Xi han presidido la firma de 14 acuerdos para estrechar lazos en el área comercial, protocolos fitosanitarios, tecnología, desarrollo, transición energética y otros ámbitos de colaboración en el marco de la asociación estratégica bilateral. Entre los compromisos destacan el de establecimiento de operación directa de transacciones comerciales entre Brasil y China en yuanes, “sin necesidad de dolarización”, así como la construcción del sexto satélite fabricado entre ambas naciones, el CBERS-6, que vigilará la biomasa de la selva amazónica.

Impulso al Nuevo Banco de Desarrollo

Lula, de 77 años, ha mantenido una agenda apretada en su último día en China: además de Xi, también se ha reunido con el primer ministro, Li Qiang, y con el presidente del Legislativo, Zhao Leji, y ha realizado una ofrenda floral en la plaza de Tiananmen. También se ha visto con Zhang Zhigang, el presidente del operador estatal del sistema eléctrico chino, State Grid, empresa que ha invertido fuertemente en la infraestructura eléctrica brasileña en los últimos años.

El presidente brasileño, que acaba de cumplir cien días en el cargo, ha llegado al país acompañado de 8 ministros, 5 gobernadores y más de doscientos líderes empresariales, y su primera parada fue Shanghái, donde ha arropado a su sucesora en el cargo entre 2011 y 2016, Dilma Rousseff, como nueva jefa del banco de fomento de los BRICS, foro que Brasil integra junto con Rusia, India, China y Sudáfrica.

No en vano, la declaración conjunta plasma el apoyo de ambos países a la promoción de “una globalización económica más abierta, inclusiva y equilibrada”. Y el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) que dirigirá Rousseff reúne, según Lula, “todas las condiciones para convertirse en el gran banco del Sur Global”, con “modelos de financiación innovadores, capaces de captar recursos públicos y privados para tener el máximo impacto”.

El NBD, con un capital de 100.000 millones de dólares, está volcado en la financiación de proyectos de infraestructura y busca ser una alternativa para los países en desarrollo frente al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). “Necesitamos socios para reindustrializar a Sudamérica y China puede hacer mucho”, ha comentado a la cadena estatal CGTN el ministro de Finanzas brasileño, Fernando Haddad, que ha acompañado a Lula durante el viaje.

Simbólica visita a Huawei

Durante su estancia en Shanghái, Lula también ha visitado un centro de investigación y desarrollo (I+D) de la tecnológica Huawei, desde hace años en el ojo del huracán por las sanciones impuestas por EEUU, que la considera un peligro para su seguridad nacional. “La visita a Huawei es una demostración de que queremos decirle al mundo que no tenemos prejuicios en nuestra relación con China”, ha sostenido Lula durante su reunión con Xi.

Durante la semana, la prensa china ha enfatizado que Brasil, por mucho que Estados Unidos la considere parte de su “patio trasero”, está decidido a multiplicar sus lazos con China. “El anterior presidente, Jair Bolsonaro, comenzó con toda esa retórica contra China y el comercio casi se duplicó. Nada puede hacer parar que Brasil se acerque a China y ahora que un líder de izquierdas como Lula está de vuelta la relación bilateral se fortalecerá”, comenta el analista chino Hu Xijin, del diario oficialista Global Times.

Invitación para visitar Brasil en 2024

No obstante, agrega que su administración tampoco puede considerarse como “pro-China” y recuerda que el líder brasileño también visitó EEUU en busca de una política exterior equilibrada.

Las dos partes han descrito el viaje de Lula como un “completo éxito” y el líder brasileño ha invitado a Xi a viajar a Brasil en 2024, año del 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas.

Noticias Relacionadas

A hora da Liberdade

Agora que estamos a poucas horas (mais precisamente sete) do dia em que comemoramos os cinquenta anos da Revolução dos Cravos está na altura de