Español Portugués, Portugal

Santos Silva ha indicado que ha mantenido encuentros con el jefe de la diplomacia europea, y también con el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, David Mcallister, centrados en la presidencia portuguesa, que arrancará en menos de cuatro meses, el 1 de enero de 2021.

«En relación con la reunión con el alto representante Josep Borrell, ha sido un momento formal, que era necesario, porque las instituciones también necesitan formalismo y, por lo tanto, ha sido la primera reunión entre el alto representante y la próxima presidencia del Consejo, pero el enésimo encuentro entre personas que se conocen desde hace varios años, y que son amigos», ha declarado el jefe de la diplomacia portuguesa.

Santos Silva ha hablado en conferencia de prensa al final de su viaje de dos días a Bruselas, en el que ha establecido contactos con la Comisión Europea, en el marco de la preparación del Plan de Recuperación y Resiliencia de Portugal para la utilización de los fondos europeos para hacer frente a la crisis de la Covid-19.

Los puntos abordados en la reunión han sido dos. El primero de ellos, «la cuestión de la colaboración recíproca durante la presidencia portuguesa del Consejo»; teniendo en cuenta que, desde el Tratado de Lisboa, la política exterior y de seguridad está dirigida por un alto representante, y no por la presidencia semestral rotatoria.

«Lo que tenía que decirle al alto representante es lo que los ministros de Asuntos Exteriores de las presidencias rotatorias dicen»: «Bueno, esta es una responsabilidad, estamos aquí para ayudar, para realizar las tareas que creas que es útil realizar, etc.», ha confesado.

El otro punto ha sido sobre las prioridades en materia de política exterior de la presidencia portuguesa, que «son conocidas»; casos de la cumbre con la India prevista para mayo en Oporto, «muy importante para que Europa mantenga su mirada en todas las direcciones del mundo».

Otras prioridades, ha adelantado, son «la aplicación de los acuerdos que se consigan alcanzar con África»; en particular, el acuerdo con los países de África, el Caribe y el Pacífico («el Acuerdo post-Cotonou»), y las conclusiones de la Cumbre UE-Unión Africana, así como el fortalecimiento de la relación de la UE con América Latina, lo que también implicará la conclusión del acuerdo económico con Mercosur.

«Las reuniones han ido bastante bien. El presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pöttering, ha subrayado que la Unión Europea debe tener un papel más activo».