Español Portugués, Portugal

El arquitecto Álvaro Siza Vieira ha recibido el Premio Nacional de Arquitectura español para el año 2019; que, por primera vez en 90 años, ha sido atribuido a un portugués.

En esta entrega, que ha tenido que realizarse (debido a la pandemia), de forma remota en el Palacio de Zurbano, en Madrid, Siza Vieira ha sido reconocido como «el arquitecto vivo más importante de nuestro tiempo», y un «poeta de la luz».

La «luz cósmica», tan destacada por aquellos que visitan Portugal, puede ser apreciada en algunas de las obras más conocidas de Álvaro Siza Vieira, como es el caso de la Casa de Té da Boa Nova; la Quinta da Malagueira; el Pabellón de la Expo ’98; la facultad de arquitectura de Oporto, o la Piscina de las Mareas.

La artista plástica Eva Lootz, que fue Premio Nacional de las Artes Plásticas en 1994, considera que «somos muy afortunados de celebrar, aunque sea la distancia, la trayectoria de Álvaro Siza Vieira».

Una carrera extraordinaria y sin fronteras

El Premio Nacional de Arquitectura español distingue, desde 2001, carreras extraordinarias e innovadoras en arquitectura y urbanismo, y está dotado de un valor económico de 60.000 euros; siendo concedido por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Este año, la ceremonia ha tenido un mayor carácter ibérico; ya que, en esa reunión a distancia, también ha estado presente el primer ministro portugués, António Costa; su homólogo español, Pedro Sánchez, y el galardonado; que, por su edad, ha agradecido esta distinción desde su casa de Matosinhos.

«Es con una tremenda emoción que agradezco el Premio Nacional de Arquitectura de España. Este es otro signo del reconocimiento que debo a España por las oportunidades de trabajo (aunque no sólo por eso), que desde temprano me dieron en mi recorrido profesional y personal», ha expresado el arquitecto, que entró en España en 1970, a través de pequeños congresos de arquitectura. Fue en Barcelona, junto a los trabajos de Antoni Gaudí, que dejó de lado la escultura y «abrazó» la esencia de las cosas en la arquitectura.

En el país vecino, Siza Vieira ha diseñado, entre otros proyectos, la Facultad de Ciencias de la Comunicación; el Centro Gallego de Arte Contemporáneo, y el Parque de Santo Domingo de Bonaval, en Santiago de Compostela. Por lo demás, el portugués, que ya ha ganado un «Pritzka» (el equivalente al Nobel de la arquitectura), ha sido elegido para ser el primer profesional no nacido en España que ha recibido esta distinción, debido a una propuesta de candidatura presentada por Galicia.

La idea de que la arquitectura no tiene fronteras ha sido defendida por Iñaqui Carnicero, director general de Arquitectura y Agenda Urbana, que considera que la conexión entre España y Portugal no es sólo geográfica, y que existe una manera similar «de entender la arquitectura, lo que hace que podamos hablar de una arquitectura ibérica».