Canción del verano ibérica: Juramento eterno de sal… recorriendo Portugal

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Nada como una canción del verano para relajarse y disfrutar de las vacaciones estivales. Este año tenemos una melodía con una letra en castellano que está sonando fuerte en los dos países ibéricos: “Y volverán las ganas de bailar, aquellas noches locas recorriendo Portugal…. me perderé en tu boca una vez más, fundiendo nuestros cuerpos con el sol al despertar”. Juramento eterno de sal del sevillano Álvaro de Luna.

Estos días estoy en Costa Estoril, en el Hotel Solar Palmeiras, de Paço de Arcos, frente al mar. En la radio del coche suena la canción desenfadada y alegre, que evoca un Portugal de mucho mar, romántico, alegre, al que acudimos ibéricos de interior a pasar esos días que tanto se recuerdan cuando toca trabajar y hace frío.

La música popular nos acerca y ayuda a crear una conciencia colectiva. Este verano de 2021, año de transición, donde la pandemia del COVID-19 no acaba de morir y la recuperación económica y social no acaba de llegar. Año en que la esperanza por un nuevo tiempo, unos nuevos felices años 20, desborda la energía contenida y acumulada durante las cuarentenas y las restricciones de todo tipo.

La música nos acerca: siempre hubo cierta porosidad en este aspecto y algunos cantantes, de uno y otro lado de la frontera, han triunfado en el país vecino. Extensivamente la música en portugués y la música en castellano, procedente de América, tiene presencia en España y Portugal. Es verdad que con cierta asimetría, pues las canciones en español se oyen en Portugal bastante más que las canciones en portugués en España. Es una cuestión de tamaño.

De todos es conocido el dominio de la música en inglés a nivel mundial de manera que la mayoría de la población ibérica es capaz de cantar varias canciones en inglés, con la peculiar pronunciación del idioma de Shakespeare de los españoles, que los portugueses mejoran notablemente. El idioma franco global tiene una dominante industria musical que alcanza a todos los países.

No obstante, hay un espacio para la música nacional de cada país, de tal forma que en los países occidentales la música popular se escucha o en inglés o en el idioma de cada país, configurando una realidad musical bilingüe.

También se ha asentado un fenómeno por el cual la música de la industria estadounidense incluye canciones con letras en español, o mezclando español e inglés en la misma canción.

Por tanto, en Portugal se escucha algo de música en español, procedente de España o directamente de Hispanoamérica y algo más de música en español o en español mezclado con inglés procedente de la industria musical estadounidense. Lo que he podido oír en las terrazas y radios de Portugal, ha sido, por supuesto, nuestro hit ibérico del verano, “Juramento eterno de sal” y otras como “Otra noche sin ti” del cantante Colombiano J. Balvin, “Todo de ti” del  puertoriqueño  Rauw Alejandro, “Dinero” de la norteamericana Trinidad Cardona (cantada en español e inglés), y “Fiel”, del grupo de Puerto Rico Los Legendarios.

Sin embargo, en España, este verano no hay una sola canción en lengua portuguesa que se escuche en las radios comerciales. La música en portugués es algo excepcional en España, lamentablemente también lo es en francés o italiano, que hace unas décadas se escuchaban con frecuencia. La música en portugués cuando llega a España es por algún éxito puntual de un cantante o de un tema. De tiempos pretéritos puedo recordar la histórica canción de Bossa nova “Garota de Ipanema”, o a Amalia Rodrigues interpretando “Uma Casa Portuguesa”. Ya casi en los 90 llegó el triunfo de “Chorando se foi” del grupo Kaoma. Después los éxitos de Carlinhos Brown, en solitario o junto a Marisa Monte y Arnaldo Antunes en el grupo Los Tribalistas, con “Já sei namorar”, muy escuchada en las radios de la época. En 2011, “Ai Se eu te pego”, de Michel Teló, tuvo un éxito potente y fugaz. Sin duda el grupo de mayor renombre portugués en España de las últimas décadas ha sido Madre de Deus. También fue emocionante escuchar a Mariza en la final de 2014 de la Liga de Campeones, celebrada en Lisboa entre Real y Atlético de Madrid. En 2017 llegó el triunfo de Salvador Sobral, con “Amor pelos dois”, que puso al lisboeta en el panorama musical español.

Hay mucha más presencia musical con letras en portugués en España. Yo no soy ningún experto, pero como decía antes, no se escucha de manera continuada y generalista. No es por falta de gusto e interés, pues son las estructuras de la industria musical las que priorizan los lanzamientos de música anglosajona.

Pero este año tenemos, por primera vez, una canción pura de verano, pegadiza directa, que ha traspasado la frontera que marca la industria. Una canción de un sevillano hablando de amor y de la fascinación hacia el mar de Portugal. Una fascinación que refleja el videoclip de la canción grabada en las playas de Sagres, Algarve y Lisboa. Las vacaciones y los viajes a Portugal llenan de alegría a muchos ibéricos. El reencuentro con la costa oeste de nuestra península es una pasión que va a más.

 

Pablo Castro Abad

Juramento eterno de sal.

Noticias Relacionadas