Presidente de Casa de España en Lisboa: «España y Portugal cada vez se entienden más y mejor»

Jorge Scharfhausen nos da las claves de la evolución de las relaciones hispanolusas

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En la segunda parte de la entrevista realizada al presidente de la Casa de España en Portugal, Jorge Scharfhausen, hablamos ampliamente sobre las relaciones entre los países ibéricos.

 

En un aspecto más general, ¿cómo ve el estado de las relaciones entre España y Portugal, y cómo han evolucionado en los últimos tiempos?

Si echamos la vista para atrás indudablemente hemos mejorado mucho. Hoy en día la cercanía entre los países permite una relación muy fluida. La presencia de empresas españolas en Portugal es muy importante. En la obra pública portuguesa hasta un 70% de las licitaciones van a parar a empresas españolas. En los últimos años ha mejorado también mucho la presencia de empresas portuguesas en el mercado ibérico. Salas Jeans, Sonae, London Fai, Parfoi, A loja do Gato Preto, son algunos ejemplos de esas empresas, que muchas veces el público español desconoce su procedencia portuguesa.

También es de destacar la presencia de muchos directivos de nacionalidad portuguesa en empresas que tienen su sede en España, generalmente en Madrid, abarcando todo el mercado peninsular. No obstante, podemos hacer mucho más y en eso estamos. La pandemia ha supuesto un paréntesis del que esperamos recuperarnos rápidamente.

Podemos decir que España y Portugal se entienden más y mejor. Las similitudes nos ayudan, aunque las diferencias culturales existen y hay que saber entenderlas. Por ejemplo, los españoles somos más directos, y esa forma de ser directos, a veces es interpretada como una descortesía entre los portugueses.

Una propuesta muy interesante me pareció la que hizo Rui Moreira, alcalde de Oporto, de hacer un IBEROLUX, es decir un BENELUX, que es el acuerdo de cooperación de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo, entre España y Portugal. Me pareció una propuesta muy inteligente que evitaría “los anticuerpos” que pueden existir entre las relaciones entre España y Portugal, por todas las vicisitudes históricas que hemos tenido.

Si aceptamos que somos diferentes, como lo es España en sí misma con la extraordinaria diversidad que tiene, tendremos un paso importante dado.

Yo estudié la carrera en Badajoz, y desde aquellos años he observado que la frontera se ha difuminado mucho. Mi percepción es que en Extremadura y también en Galicia, se ha avanzado mucho y la interrelación es muy muy fuerte.

 

¿Qué opina del estado de las comunicaciones entre las dos capitales?

Viajo entre Lisboa y Madrid cada 2 semanas. Los aviones no son una solución. Son incómodos, las esperas son largas; el tiempo que se tarda acaba siendo el mismo que el que habría con un tren de altas prestaciones, y el aeropuerto está saturado, con vuelos cada hora; además el avión es más contaminante. Un tren es más cómodo, igual de rápido y permite transportar a más gente. El primer ministro portugués, António Costa, hace 2 años manifestó que era muy difícil que se pusiese en marcha el tren de alta velocidad entre las dos capitales, por lo que parece difícil que se arregle esta cuestión en breve.

 

Es habitual escuchar quejas sobre la burocracia de ambos países. ¿Qué nos puede decir al respecto?

Son burocracias complejas y el problema viene porque si ya de por sí la burocracia es algo pesado, entender la de otro país se hace, a veces, insoportable. Yo dirijo una asesoría que trabaja en los dos países y sé bien de lo que hablo. Por ejemplo, es muy laborioso lograr el reconocimiento y la colegiación de los ingenieros españoles en Portugal. Recientemente se formó un convenio para mejorar las cosas, pero el resultado práctico aún se hace esperar. Otro asunto es el de la obligación de rematricular los vehículos españoles, cuando se reside en Portugal por un período superior a 6 meses, con un coste aproximado de 3.000 euros, lo que muchas veces lo hace inviable. En Portugal no existe la figura del Traductor Jurado, y basta con llevar al notario el documento que se traduce, lo que es algo más sencillo que en España.

 

¿Qué papel juegan los idiomas en las relaciones entre los dos países?

La comprensión mutua facilita sin duda las relaciones sociales y de trabajo, no obstante, hay que tener en cuenta que los hablantes de portugués entienden mejor el español que al revés.

Prácticamente todos los fonemas del castellano están en el portugués, creo que excepto la r, j, z, ch, s, mientras que hay muchísimos fonemas en portugués que no existen en español. También está la falta de costumbre de los españoles con las lenguas extranjeras. Los catalanes, que ya son bilingües, tienen más facilidad para adquirir el portugués.

Yo soy totalmente bilingüe, en función del contexto pienso en portugués o en español, pero cuando me enfado los tacos los digo en español.

 

Usted lleva toda su vida vinculado a Lisboa, ¿qué lugar nos recomendaría visitar?

Puedo decir que, pese a todos los años transcurridos, Lisboa es inagotable y siempre hay rincones y lugares por descubrir. Últimamente he descubierto, e invito a hacerlo a todos los que se acerquen a Lisboa, los Barrios de Operarios, que datan de principios del siglo XX, y tienen un especial encanto, puramente lisboeta.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario