Español Português

Portugal y España protagonizan desde hace años una alianza institucional, social y económica para fijar el turismo ibérico entre las prioridades del mercado europeo, con los destinos de interior y la naturaleza como referentes, dentro de una alianza cuyos frutos ratifican las estadísticas.

«Cada vez más, los números dicen que ambos se necesitan y contribuyen, a través del conocimiento mutuo, a la solidez del mercado ibérico», ha analizado este martes en Valladolid la directora de la Oficina de Turismo de Portugal en España, María de Lurdes Vale. Ha sido durante la presentación de la 23ª Feria Internacional de Turismo de Interior (Intur 2019), que se celebrará en la capital vallisoletana del 21 al 24 de noviembre próximo con Portugal como el principal destino protagonista.

En 2018 visitaron Portugal casi 1,75 millones de españoles con un gasto de 2.158 millones de euros, un 8,2 por ciento más que en el año precedente, mientras que en sentido inverso 2,3 millones de portugueses recalaron en territorio español. El turista español crece de forma progresiva hasta ser mayoritario en las regiones Norte, Algarve y Centro con incrementos cifrados en el 15, 21 y 11 por ciento respectivamente, ha expuesto Vale durante su intervención.

Los destinos de interior, la defensa de la flora y fauna, y la autenticidad son algunos de los valores que la directora ha definido como claves del «turismo del futuro» y que en su opinión ofrece el «corredor ibérico» situado entre España y Portugal, dos países que «cada vez más cooperan de una forma familiar sin estar de espaldas y sin las desconfianzas del pasado. Tenemos que valorar nuestro turismo de interior, proteger nuestros pueblos y tradiciones si no queremos correr el serio riesgo de quedarnos sin gente, de la despoblación. No queremos escenarios de teatro sino destinos turísticos», ha resumido María de Lurdes Vale.