Español Portugués, Portugal

Rui Moreira, alcalde de Oporto, defendió recientemente la adopción de una estrategia ibérica coordinada internacionalmente. Con base en el modelo Benelux -formado por Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo- le dio el nombre de Iberolux. El alcalde portugués defiende varios pilares y expone algunos temas que implican a diferentes zonas, como los Caminos de Santiago de Compostela.

Mientras que muchos siguen usando la fuerza del cuerpo para pagar promesas, los casos de aquellos que sólo quieren probar su resistencia física se multiplican o simplemente buscan encontrar una manera de tener tiempo para reflexionar sobre la vida. Cada vez se peregrina más en varias épocas del año, sin distinción de la nacionalidad, la clase social o la edad: siempre hay alguien en el camino. Se vive el presente y se deja el pasado en cada paso. El camino es a través de las flechas. El futuro viene en formato de cuenta atrás, de placa a placa. No faltan casos en los que lo más importante no es ni siquiera llegar. Eso es lo que está pasando allí, en diferentes instantes. La religión sigue siendo un motivo, pero no faltan historias de grupos de amigos que se reúnen y simplemente salen a descubrir un nuevo mundo.

La historia del Camino de Santiago se pierde por completo en el tiempo y se cruza con la leyenda del destino de Santiago. La Oficina del Peregrino subraya que fue de la mano del arzobispo Diego Gelmírez que Santiago se convirtió en una ruta de peregrinación del mismo nivel que Jerusalén o Roma. Sin embargo, el cambio ha llegado y, en el siglo XXI, a pesar de que también hay razones religiosas, estas se mezclan cada vez más con el turismo y la cultura.

Hay peregrinos de todas las nacionalidades y las posibilidades de salida se pierden en la malla de posibles rutas, pero una cosa es segura: todo el mundo acabará en Santiago de Compostela y el número de peregrinos no ha dejado de aumentar en los últimos años.

El crecimiento es tan intenso que las cifras impresionan. En los últimos cuatro años, el número de peregrinos que cruzaron el municipio de Caminha, por ejemplo, creció en un 143% y, solo en 2019, se registraron 63 nacionalidades, en su mayoría países europeos, pero también países como Guatemala o Namibia.

Otra opción de camino que ha crecido mucho es, por ejemplo, el que se hace desde Oporto. Quienes la eligen, recorren cerca de 200 kilómetros hasta llegar a la Catedral, pero esta opción no es la única que crece. El crecimiento es global y la necesidad de mirar los datos también. Fue en el nombre de esto que el norte de Portugal se unió a Galicia para certificar los caminos. Ambas regiones quieren ir de la mano para conseguir lo que llaman la «gran ruta europea». El proyecto se llama «Facendo Caminho» y el propio título sugiere una unión.

Los puntos de partida pueden ser los más variados y la velocidad depende de la voluntad y la resistencia física de cada uno, pero hay cosas que son ciertas. El destino es una de ellas, al igual que los pasos que nadie puede dar por nosotros. En el fondo, en la vida, como en las peregrinaciones, hay elecciones que hay que tomar. Siempre he oído que la unión hace la fuerza y, por lo tanto, es loable que Galicia y el norte de Portugal se unan en este proyecto. Los peregrinos dicen que hacer el camino tiene el poder de cambiar una vida. Esperemos que andar por el camino de la unidad traiga exactamente este poder de cambio y que sea siempre en pro de la mejora, ya sea económica, cultural o en las ofertas para los peregrinos.

 

Sofia Martins Santos es periodista y una apasionada por la posibilidad de descubrir y contar historias; lo que le interesa son las personas, estén donde estén.