Español Portugués, Portugal

¿Da usted su consentimiento para que se cree una Comisión de Expertos, en todas las disciplinas del conocimiento, designados por el presidente de la República Portuguesa y por el rey de España, que la coordinarán conjuntamente, cuya misión sea elaborar un preacuerdo de mayor unión entre los dos países?

A tiempos de desmesura, suceden tiempos de reflexión.

La primera percepción que portugueses y españoles hemos tenido estos años de mayor conocimiento mutuo es la de sorpresa y admiración. Tanto al occidente de la Raya como al oriente, hemos observado valores que habían estado ocultos durante siglos. Ahora, nuestros pensamientos no son tan diferentes y nuestras opiniones respecto al otro han cambiado a mejor.

Los nuevos tiempos no vienen con un pan bajo el brazo, sino con retos que nos obligarán a nuevas preguntas, y de esas preguntas surgirá un nuevo sentimiento en portugueses y españoles: el asombro. Asombrados estaremos de haber estado distantes tanto tiempo a favor de otros países, y asombrados de que la necesidad nos obligue a una colaboración imprescindible y urgente.

Asombro y pregunta son la base del conocimiento, de la reflexión, de la búsqueda de la realidad.

De ahí que, si portugueses y españoles hemos aprendido algo, comencemos ya a hacernos preguntas. Decía el famoso cardenal Newman, teólogo renovador de la creencia en la fe cristiana, que él no buscaba pensadores, sino buscadores de la fe. Nosotros buscamos ambas cosas: buenos pensadores y buscadores objetivos de la realidad ibérica.

Por eso, proponemos que cuando se evidencie a través de encuestas serias que hay una mayoría de españoles y portugueses que desean la unión, en un proceso de concientización serio y profundo, los dos Ministerios de Asuntos Exteriores, de Portugal y de España, deberían someter a referéndum en los dos países a la vez la pregunta que hacemos al comienzo de este escrito.

La pregunta tendría un encabezamiento parecido a este: En el caso de que esté usted suficientemente informado de que en varias encuestas (cítese la procedencia) más de un 60% de españoles y portugueses se han manifestado a favor de la unión entre los dos países, le rogamos conteste a la siguiente pregunta:

¿Da usted su consentimiento para que se cree una Comisión… ?

Si el resultado del referéndum fuese similar al de las encuestas, debería formarse de inmediato la Comisión de Expertos.

¿Por qué defendemos la bicefalia de los dos Jefes de Estado, caso de que ellos estuvieran de acuerdo? Porque sería más neutral. Lo que menos necesita la unión ibérica al comienzo es una lucha entre ideologías para reforzar sus propias convicciones, ya habrá tiempo de que cada uno defienda sus posiciones después de aprobarse la Constitución Ibérica.

La Comisión debería tener un mínimo de 50 miembros (25 y 25) conocedores de los problemas del campo, pesca, transporte, ciencia y tecnología, turismo, comercio, comunicaciones, ejército, historia, arte, ecología, relaciones exteriores, etc.

Las conclusiones deberían llegar hasta el rincón más recóndito de la península.

El hecho de que el presidente de Portugal y el rey de España presidan la Comisión no debe suponer ningún compromiso de futuro. Será el pueblo ibérico quien defina en la nueva Constitución la forma de gobierno.

No obstante, cualquiera que fuese la decisión, para evitar luchas cainitas y conseguir que toda la historia de España y de Portugal esté representada en el nuevo Estado, la forma de gobierno no elegida por el pueblo debería tener un reconocimiento en la Constitución como representante de rango histórico de la historia en los dos países, y reconocérsele una tarea de embajador permanente de Iberia en todos los países, sobre todo en los de la Iberidad.

Cualquier unión que intente ser conducida por ideologías concretas tenderá a la división, al descontento de la otra parte, al enfrentamiento presente o futuro y a la extinción por consunción del Proyecto Ibérico.

 

D. Casimiro Sánchez Calderón es presidente de honor del Partido Ibérico Íber y concejal-portavoz del Grupo Municipal Íber en el Excmo. Ayuntamiento de Puertollano