Español Português

Desde la diminuta Isla de los Pájaros en las Azores, EL TRAPEZIO trae este testimonio de la profesora Catarina Costa, una joven portuguesa que lucha, como muchos otros, por labrarse un futuro profesional. Ese futuro lo busca en nuestra península, ya ha trabajado en España y en Portugal. Lo que es difícil para todos se hace aún más complicado en el caso de Catarina que padece una grave enfermedad rara. Pero Catarina sigue luchando contra las muchas dificultades burocráticas y las carencias del sistema de salud.

Tener una patología rara y ser profesora en Iberia

Soy profesora, creo que es la mejor manera de empezar a presentarme. Estoy formada en portugués y español, en este momento tengo mi primer contrato en una de las islas de las Azores.

Además de ser profesora, tengo una patología rara que requiere la proximidad de un hospital. Mi patología es la leucinosis neonatal o MSUD,caracterizada por la no metabolización de tres de los componentes proteicos (Leucina, Valina e Isoleucina), debido a la inexistencia de una enzima en el cuerpo.

Es necesario estar cerca de un hospital especializado que me pueda atender en tiempos de crisis de la enfermedad, no todos los lugares de Portugal están preparados para esta patología y su tratamiento es necesario para toda la vida. Las crisis de la enfermedad se caracterizan por la acumulación de los aminoácidos mencionados anteriormente en el cuerpo, que debido a que no se eliminan se vuelven tóxicos y causan la muerte de las células cerebrales por catabolismo del cuerpo, que puede conducir al coma o a la muerte.

El año pasado estuve en España viviendo y trabajando como asistente de conversación portugués, fue una experiencia increíble en la ciudad de Badajoz. Doy las gracias a la conexión de Iberia y Europa, porque tuve acceso a todala atención sanitaria como si fuera española.

En Portugal, ser profesor es difícil,porque el sistema es muy diferente de lo que en España conocemos como «oposiciones». Los concursos comienzan alrededor de mayo, la DGAE (Dirección General de Administración Escolar) es que gestiona y anuncia los concursos de profesores. Tenemos tres concursos de profesores independientes: uno para el archipiélago de las Azores, otro para el archipiélago de Madeira y otro para el continente.

En julio o junio, dependiendo del calendario de ese año, los profesores son ordenados en una lista de acuerdo con su grado universitario y tiempo de servicio. Confieso que no estoy de acuerdo en que no se tenga en cuenta otros datos y capacidades como ocurre en las «oposiciones» en España.

Existe la posibilidad de que un profesor permanezca en los tres concursos en diferentes épocas del año, fue mi caso en las Azores el 28 de agosto, en la pequeña isla de flores, con sólo una población de 4000 personas, y sin los médicos conocedores de mi enfermedad.

Creo que este concurso es injusto porque no da la oportunidad a los profesores recién graduados de trabajar y de estar esperando todo el año para ser asignado a un puesto, o hacen como yo y aceptan un lugar y después no hay condiciones para quedarse allí.

Ser profesor es una profesión noble, somos la base de cualquier profesión,sin embargo, el gobierno portugués no ve esto y en sus medidas de gobierno lanzadas en octubre la carrera docente sólo tiene una medida que se refiere a los concursos.

Me gustaría trabajar en España, creo que es un proceso de selección más justo que tiene en cuenta la formación del profesor más allá de la universidad y su experiencia en la enseñanza. Sin embargo, la burocracia es el principal obstáculo para quien es extranjero y pretende ejercer en España, desde enero estoy esperando la decisión de Madrid sobre la solicitud de aprobación de homologación de mi título.

Una de las medidas de Iberia debería facilitar la circulación y permitir la movilidad ibérica de profesores que dominen ambas lengas. Por lo tanto, los estudiantes aprenderían mejor ambos idiomas y no habría tanta burocracia para los profesores u otras profesiones.