Una posibilidad post-covid, el Eje Atlántico

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El novelista estadounidense Henry Miller dejó escrito que “el destino al que uno se dirige nunca es un lugar, sino un nuevo punto de vista”. Con seguridad es un lozano enfoque de lo esencial en donde la oportunidad puede favorecer la España atlántica, singularmente a Galicia o Canarias, y a Portugal, al proponerse un alternativo eje dinamizador de la Europa del Sur, compensando al hoy dominante Mediterráneo.

El fenómeno como referente de debate intelectual, ha estado presente en muchos e importantes intelectuales, fundamentalmente, portugueses, gallegos y canarios, sin que ello haya permitido cuajar una eficaz teoría de lo occidental, circunstancia ciertamente aprovechable como elemento de posicionamiento y/o de diferenciación en un mundo crecientemente globalizado.

En España, atlántico es lo vasco, lo cántabro, lo astur y parte de lo andaluz, fundamentalmente atlántico es lo canario, lo gallego. En Portugal lo es todo el territorio, incluidas sus islas. En lo cultural nace en entornos en los que se hablan idiomas comunes y distintos, y todo no une en lo geográfico al resto de Europa -bajo una única bandera-, a África y nos enlaza con América en su conjunto. Lo atlántico representa pues una magnífica ocasión de singularización en lo universal, de lo que participa directamente por aglutinar pueblos de dispersión con relevantes representaciones en todo esa parte del mundo.

En este escueto bosquejo de posibilidades casi ilimitadas, España y Portugal encuentran una coyuntura única de liderazgo, de protagonismo en vanguardia, de punto de encuentro en la encrucijada, de eje dinamizador de un fenómeno que hay que provocar buscando un liderazgo creativo con resultados políticos, sociales y económicos. La pertinencia se corresponde con el entendimiento de la oportunidad, de la necesidad de establecer alianzas estratégicas como Mundo Atlántico que aglutina a universidades, presenciales y virtuales; asociaciones empresariales lusas y españolas; cámaras de comercio latinoamericanas, hubs internacionales de negocios, etc. que se han planteado un primer objetivo común: reflexionar sobre el papel de la burocracia administrativa en la recuperación económica post-covid. En estos días, en Galicia, se analizará la rápida tramitación para la constitución de empresas, basándose en un modelo de éxito, el portugués. Las conclusiones del encuentro serán elevadas al Parlamento de España. Estamos una iniciativa incipiente a la que se puede augurar un largo recorrido con la articulación ordenada de decenas de actuaciones posibles en el marco del realismo económico.

Considerar todas las posibilidades, desde la promocional a la industrial, desde la educativa a la social, desde la digital a la energética, desde el turismo a la agroalimentación, es una tarea urgente en la que, además, los territorios ibéricos y sus aliados naturales, están llamados a intentar desde ya la participación de la iniciativa pública y de la privada, de la estatal y la autonómica, de la local y de la europea. Hay que aprovechar el talento y utilizar las más modernas tecnologías para responder en tiempo real a las demandas de los nuevos mercados.

Mundo Atlántico es una respuesta acorde al nuevo panorama, conllevará la organización de trascendentes actividades en distintos lugares, de foros y exposiciones que abarcarán el más amplio abanico de capitales internacionales. Merece consideración y exigencia máxima. Naveguemos con estrategia y confiemos el futuro a quienes saben por dónde enrumbar la eficacia. La necesitamos y de manera urgente.

EL TURISMO IBÉRICO DESPEGA TRAS FITUR

El turismo ha levantado vuelo. FITUR ha representado la pista de despegue para la principal industria de España y Portugal. Con las vacunas y las prevenciones a las que obliga una pandemia todavía no controlada al cien por cien, puede, debe y va a reiniciarse una actividad imprescindible en el restablecimiento general. La economía se recuperará solo si se resarce el turismo.

IFEMA ha conseguido hacer realidad el mayor evento ferial celebrado en España en el último año y medio. El mérito de organización es evidente:  los controles de QUIRONSALUD fueron exhaustivos, llevaderos, eficaces. La presencia de expositores en 7 pabellones con 44.000 metros cuadrados, conllevó la participación de todas las Comunidades Autónomas, los principales países receptores de turismo, y la asistencia ordenada de miles de visitantes al recinto, además de cientos de reuniones profesionales en la capital de España -CEMIT, FORO HOTUSA, ETC.-. La presencia de 30 ministros de turismo da idea del escaparate que este evento representa en el mundo, como una de los principales encuentros profesionales y administrativos.

La Mesa del Turismo de España, que también celebró su Asamblea coincidiendo con el evento, estima que a partir de mediados de junio se restablecerá la programación de casi todas las compañías aéreas, tanto en vuelo regular, como charter o turoperadores.

Si todo sigue una evolución normal se recuperará el turismo ibérico de forma inmediata, en todos los destinos peninsulares e insulares, tanto el de sol y playa como el urbano y de interior. De forma escalonada irán reabriéndose establecimientos e incorporándose turistas nacionales e internacionales -estos últimos pendientes del Pasaporte COVID-.

El empresariado y los profesionales han respondido con aguante e idoneidad a la mayor y más inesperada crisis. Ahora es el momento de que lleguen las ayudas europeas y que estas contribuyan al relanzamiento de la industria de la felicidad. Todo ha de hacerse con seguridad y estabilidad, atendiendo a los negocios viables. España y Portugal siguen siendo el mejor destino turístico del mundo y en la feria se ha demostrado.

FITUR, acertadamente aplazado de enero a mayo, ha permitido encender motores y enfilar la pista. Ahora se trata de recuperar antes de final de año entre el 40 y el 50% de la facturación turística del último año considerado normal, 2019, en el que se batieron todos los récords en los distintos segmentos. Hay buenos indicativos de los mercados francés, italiano y americano. Todo parece fluir con idoneidad.

Es patente que con los controles necesarios es posible celebrar grandes eventos. El ejemplo de FITUR sirve para el turismo, los congresos, el comercio y los eventos culturales, incluido el XACOBEO 2021-2022. Estamos en el buen camino. Feliz vuelo.

 

Alberto Barciela -Miembro de la Mesa del Turismo de España

(Este artículo se enmarca en el Proyecto Ibérico. Destino Atlántico)

 

Noticias Relacionadas

Deja un comentario