Español Portugués, Portugal

Este fin de semana, la F1 llega al autódromo de Portimão (inaugurado hace 12 años), en el Algarve. La región tenía muchas expectativas por esta prueba, que vuelve al país 20 años después, pero la covid-19 ha cambiado las previsiones de los hoteleros. Se ha reducido la capacidad del circuito de carreras, y la zona peatonal ha sido prohibida por las nuevas órdenes de la Dirección General de Salud (DGS).

Las calles de la ciudad están animadas, a pesar del tiempo lluvioso, para recibir a los amantes de las pruebas de la alta velocidad (con la Moto GP, también, a punto de llegar a la región).

Si se va a desplazar a Portimão para disfrutar de algunas de estas pruebas, pero desea conocer un poco más de la ciudad, le dejamos aquí una pequeña guía sobre qué hacer.

Conozca un poco más de Portimão

La población de Portimão se remonta al período neolítico, pero lo que se ha conocido como «Vila Nova de Portimão» nació de las fundaciones de S. Lourenço da Barrosa, que en el siglo XV poblaron este territorio para contribuir en la defensa de la región contra los ataques de corsarios. «Vila Nova de Portimão» cambia de estado y pasa a ser la ciudad de Portimão el 11 de diciembre de 1924, en la presidencia de Manuel Teixeira Gomes.

Esta ciudad, como el resto del Algarve, es un importante destino vacacional. Con una gran oferta de hoteles y restaurantes, el buen tiempo (que siempre es muy agradable en la región) invita a una visita, con buceo obligatorio, en el área de Praia da Rocha. En el río Arade, que acoge la prueba portuguesa del campeonato internacional de F1 en motonáutica, es posible dedicarse a las diferentes actividades que el agua nos ofrece.

Después de relajarse en la playa, el comercio local de la ciudad invita a un día de compras. En las tiendas de la calle Diogo Tomé, que sólo se puede recorrer a pie, puede adquirir zapatos; joyas, y productos de cerámica y mimbre.

Como siempre, las compras abren el apetito. Para comer una sardina del Algarve o una hermosa lubina aconsejamos el restaurante Dona Barca o la Casa Inglesa, donde puede degustar el «doce fino» («dulce fino»), exquisitez regional de origen árabe.

La iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, con su puerta gótica del siglo XV; el Colegio de los Jesuitas (el mayor templo del Algarve), o la medieval fortaleza de Santa Catalina, son algunos de los principales puntos históricos que debe ver.

Mientras da su paseo a pie junto al río, siempre alineado con las verdes palmeras y esculturas de artistas plásticos locales, que recuerdan la conexión de esta tierra con el agua, puede ver el Puente Ferroviario del Arade, fechado del siglo XIX, y construido (por la compañía de Gustave Eiffel) con el hierro sobrante del puente D. Luís, en Oporto.

Respire profundo, prepare su maleta y venga (incluso en otoño) a conocer la hermosa ciudad de Portimão.