Cabo Verde celebra este domingo las séptimas elecciones presidenciales en democracia

Los caboverdianos elegirán el sustituto de Jorge Carlos Fonseca que cumple su segundo y último mandato

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Son siete candidatos, la mayoría independientes, los que compiten este domingo en las urnas, en dos círculos electorales, nacional y diáspora. Un número inédito para el país que refleja, según explican los propios aspirantes, que la democracia que creó la antigua colonia portuguesa ha madurado y funciona globalmente bien.  De los siete nombres (Fernando Delgado, José María Neves, Gilson Alves, Carlos Veiga, Hélio Sanches, Casimiro de Pina e Joaquim Monteiro), hay dos que suenan con más fuerzas, los dos antiguos primeros ministros que se quieren convertir en jefes de Estado: José María Neves y Carlos Veiga. Son también los únicos que cuentan con apoyo partidario: Carlos Veiga, antiguo primer ministro de 1991 a 2000, apoyado por el partido en el poder, el MPD, y por la UCID, y José María Neves, también ex jefe de Gobierno de 2001 a 2006, apoyado por la oposición, PAICV.

Veiga es la tercera vez que se presenta a estos comicios después de que en 2001 perdiese en la segunda vuelta frente a Pedro Pires por tan solo 12 votos y en 2006 se repitiese la misma derrota y el mismo rival por también escasa diferencia. En esta ocasión está convencido de su victoria. “El tiempo y la experiencia nos perfeccionan, nos hacen más conscientes de los problemas y mejor preparados para intervenir. Por todos los cargos que ya ejercí, público y privados, como jefe de Gobierno o embajador o como juez, en todos aprendí y evolucioné. Estoy hoy más preparado que nunca para contribuir en la democracia que ayudé a crear, en defensa de la constitución que yo mismo ayudé a escribir”, explica el propio Carlos Veiga a EL TRAPEZIO. Durante la campaña ha afirmado que será un presidente cumplidor de la Constitución, independiente y defensor de los intereses y derechos del pueblo. Además, quiere ayudar al país a superar la crisis provocada por la pandemia.

También recuperarse de la crisis es prioridad para el ex primer ministro José María Neves, quien ha pedido equilibrio y ha prometido trabajar en cooperación con el Gobierno, a pesar de estar apoyado por el partido de la oposición. “Hay una grande devastación social y económica y muchas pérdidas emocionales. Necesitamos reconstruir el país para recuperar la economia, crear empleos, combatir la pobreza, las desigualdades, la violencia y la delincuencia juvenil”, ha enumerado José María Neves durante la campaña. Los últimos sondeos publicados son favorables a Neves, consiguiendo el 38,3% de las intenciones de voto frente al 30,7% de Carlos Veiga. Con casi 400.000 caboverdianos inscritos, en estas encuestas no se cuenta con la intención de voto de la diáspora. Si ninguno de los candidatos consigue la mayoría de los votos, la segunda vuelta, con los dos más votados, está agendada para el 31 de octubre.

País independiente desde 1975, Cabo Verde es un país de renta media, con un PIB de 1.982 millones de dólares, según datos del Banco Mundial, y una población de casi 550.000 habitantes. En palabras de su primer ministro, Ulisses Correia e Silva, “estamos posicionando a Cabo Verde como un país seguro, estable, cosmopolita, una democracia y una economía abierta. Queremos posicionar Cabo Verde como una plataforma donde se pueda invertir y exportar”, afirma en declaraciones a EL TRAPEZIO. Su localización geoestratégica se está valorizando desde el punto de vista de seguridad cooperativa y colaborativa, contando con relaciones especiales con la Unión Europea y los Estados Unidos.

Noticias Relacionadas