Español Portugués, Portugal

EL TRAPEZIO ha querido saber de primera mano la posición de la alcaldesa de San Vitero, Vanesa Mezquita, quien ha tenido la amabilidad de responder a nuestras preguntas. La alcaldesa socialista no ha dudado en iniciar una recogida de firmas en change.org, a la vez que anuncia distintas movilizaciones. Su objetivo: la unión de la A-11 con la A-4 portuguesa mediante la conversión de la Nacional 122 en autovía. De esta forma quedarían conectadas por autovía Zamora con Braganza. La obra afecta exclusivamente al lado español, porque del lado portugués ya es autovía.

-¿Se podría calificar esta carretera de vía con alta siniestralidad?

A los hechos nos remitimos. Si no está catalogada como tal está a punto de producirse. Es un punto negro muy importante, no sólo a nivel provincial sino regional.

-¿Qué carencias de la nacional resaltaría especialmente?

Toda la carretera es una carencia. Está realizada para soportar el volumen de transporte del tiempo en el que se ejecutó la obra, en estos momentos, con la apertura del puente de Portugal, el tránsito se ha incrementado de una manera muy sustancial. Las cifras son escalofriantes, pueden estar situadas alrededor de unos 1.700 tráileres. Tal volumen hace que se tenga que parchear continuamente. Hay que tener en cuenta que es una carretera nacional/internacional y que representa un paso obligado desde Portugal, no sólo hacia España sino hacia Europa.

-¿Faltan infraestructuras?

Falta voluntad para incluirla dentro de los Presupuestos Generales del Estado. Ocurrió con el presidente Zapatero, lo mismo sucedió con Rajoy, que ya siendo ministro dijo que pondría todo su empeño en esta conversión, llegó a presidente y tampoco nos hizo caso. Esperamos que Pedro Sánchez subsane esta situación, no en vano fue una propuesta del gobierno socialista.

-¿Considera que la autovía traería consigo un mayor desarrollo de la zona?

A pesar de las voces discrepantes, mi opinión es favorable. Por ejemplo, un tema recurrente y preocupante es la falta de médicos, en parte se solucionaría con la autovía. No es lo mismo tardar cincuenta minutos jugándote la vida que veinte sin peligro. El caso podría extenderse por igual a maestros y empresas. Estas últimas, sobre todo, buscan la rapidez en la distribución e infraestructuras que hagan más fácil su labor.

-Uno de los grandes retos que depara el siglo XXI es la despoblación ¿La autovía ayudaría a fijar población?

Es una manera de luchar contra ella. Todo lo que facilite el trabajo en las zonas rurales bienvenido sea. Aquí mucha gente se plantea quedarse a vivir en Zamora porque en tres viajes tienes dos posibilidades de tener un accidente. Lo extraño es encontrar a alguien de la zona que no haya tenido algún percance. La última medida es mantener en línea continua más de 70 km. Esa no es la solución, nosotros buscamos opciones reales.

-Desde la perspectiva que le da su cargo en un Ayuntamiento, ¿piensa que La Raya zamorano-portuguesa ha sido la gran olvidada de todos los gobiernos, tanto españoles como portugueses?

Sin duda. Más de unos que de otros. Esperamos que la coalición que ahora se ha formado nos dé una solución. Es lo que nos corresponde por derecho y llegaremos hasta donde tengamos de llegar. Contamos con el apoyo incondicional de Portugal, dado que ellos también son parte interesada.

-¿Se mantienen colaboraciones con Portugal?

Sí, sin duda. Mantenemos contactos constantes. Sin ir más lejos la semana que viene está prevista una reunión entre ambos países, a su vez, se mandan documentos conjuntos a  las distintas administraciones tanto españolas, como portuguesas y europeas.