El tren «Connecting Europe Express» pone en evidencia la falta de conexiones ferroviarias ibéricas para pasajeros

El Plan español de Recuperación, Transformación y Resiliencia contempla una inversión total en infraestructuras de transporte de aproximadamente 7.500 millones de euros, de las que el 85% irán destinadas a la infraestructura ferroviaria

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El tren Connecting Europe Express, con salida de Lisboa y en dirección a París, en un gran viaje por toda Europa, ha entrado en España por Fuentes de Oñoro, tras haberse realizado previamente un acto en la Estación de Vilar Formoso para simbolizar el salto al país hermano, lo que ha implicado también el cambio de locomotora. El Connecting Europe Express son -en realidad- tres trenes, por los diferentes anchos de vía usados en la Unión Europea (ibérico, estándar y báltico). En este sentido, esta iniciativa pretende llamar también la atención sobre la falta de interoperabilidad entre algunas partes de la red ferroviaria de la Unión Europea. Lo que es una realidad en La Raya.

El objetivo que tiene este Connecting Europe Express es totalmente contrapuesto a la realidad de la comarca de Ciudad Rodrigo, ya que es absolutamente imposible fomentar su uso en unas tierras que carecen de este medio de transporte para pasajeros. Tras cruzar la comarca de Ciudad Rodrigo, el citado tren ha seguido en dirección a Medina del Campo (Valladolid) y posteriormente hacia Madrid, lugares donde hizo paradas con numerosas autoridades asistentes.

Llegada a Madrid

La secretaria de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Isabel Pardo de Vera, ha recibido, en la estación de Príncipe Pío de Madrid, el Connecting Europe Express, en lo que supone una celebración del tren en el Año Europeo del Ferrocarril, y ha expresado su confianza en que el compromiso inversor de Europa y España con este medio de transporte permitan convertirlo en el centro de una nueva Movilidad, llegando a alcanzar una segunda Edad de Oro del ferrocarril.

«Para viajes por debajo de los 700 y 800 km debemos dar preferencia al tren», ha afirmado Alberto Mazzola, director ejecutivo de la Comunidad de Empresas Ferroviarias y de Infraestructuras Europeas (CER). El Plan español de Recuperación, Transformación y Resiliencia contempla una inversión total en infraestructuras de transporte de aproximadamente 7.500 millones de euros, de las que el 85% irán destinadas a la infraestructura ferroviaria.

Llamamiento a Europa

Todas estas previsiones de inversión para alcanzar los compromisos europeos pueden no tener el retorno esperado si fallan los tramos transfronterizos, «aquellos que permiten una buena conexión desde la periferia al centro de Europa», ha advertido la secretaria de Estado, quien ha recordado que, en el caso particular de las conexiones con Portugal, se está trabajando intensamente en la red ferroviaria extremeña, que nos permitirán conectar con Portugal desde Badajoz. Asimismo, también se están desarrollando trabajos en la conexión por Tui, hasta donde se están prolongando el Eje Atlántico, de acuerdo con los compromisos alcanzados en las últimas cumbres hispano-lusas.

No obstante, estas actuaciones coordinadas con Portugal son necesarias, pero no suficientes para garantizar la conexión de la península con Europa, según Pardo de Vera, quien ha pedido el apoyo de la Comisión para lograr que Francia cumpla con sus compromisos en relación con la implementación de la RTE-T en su territorio, y especialmente, en las secciones transfronterizas de los Corredores Atlántico y Mediterráneo, que ha calificado como conexión fundamental.

Noticias Relacionadas