Español Portugués, Portugal

Con diez nuevas crías nacidas de 13 camadas, el Valle del Guadiana es el lugar que está teniendo más ejemplares de linces ibéricos; animal muy amenazado, y que hace algunas décadas llegaron a ser poco más de 80. Según los censos realizados en 2019, pero no disponibles hasta ahora, la tasa de natalidad en esta zona es la más alta de toda la península ibérica.

Según el Instituto Nacional de Conservación de Bosques (ICNF), estos buenos resultados revelan «abundancia de alimento; de disponibilidad y adecuación de hábitat, y de tranquilidad proporcionada por los propietarios y gestores del territorio». La población también es cada vez más consciente de la importancia de preservar esta especie felina típicamente ibérica.

La reintroducción del lince ibérico

Los linces fueron reintroducidos en esta región lusa en el año 2015, gracias a los esfuerzos del proyecto «LIFE+Iberlince». Este es un trabajo articulado entre las autoridades de Portugal y España.

Sólo en el Valle del Guadiana, que engloba localidades como Serpa; Mértola; Castro Verde, y Alcoutim (en un total de 300 kilómetros cuadrados), existen 107 ejemplares de linces ibéricos; 76 de adultos en edad de reproducción. En total, en todo el territorio ibérico, son 800 los que viven en libertad; siendo rastreados a través de pulseras electrónicas.

ANP-WWF y WWF-España han lanzado una votación online para elegir, hasta el 22 de noviembre, los nombres de tres hijos de lince nacidos en marzo. Los nombres propuestos para un futuro bautismo de estos animales son: Racha; Roja; Rosmarinus; Ría; Rimaya, o Reserva.