La cumbre ibérica agraria presiona para concluir las negociaciones de la PAC antes del fin de la Presidencia lusa

“Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa”, afirman los representantes de las organizaciones agrarias ibéricas

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) y su homóloga portuguesa, la Confederación de Agricultores Portugueses (CAP), han unido sus fuerzas en la primera edición de la Cumbre Ibérica sobre Agricultura, en Santarém (Portugal), para que la Presidencia portuguesa del Consejo de la UE consiga concluir la reforma de la Política Agraria Común (PAC), antes de que finalice su mandato.

Para ambas asociaciones, “un buen acuerdo no es un acuerdo a cualquier precio”. Exigen un consenso en el seno de la Unión Europea para que la PAC siga siendo coherente y eficaz en sus objetivos. ASAJA y la CAP mantienen una cooperación ibérica en el ámbito europeo, en la formulación de políticas agrarias, y actúan conjuntamente en las negociaciones, porque “es mucho más lo que nos une que lo que nos separa”.

Los agricultores ibéricos consideran que “es inaceptable que la negociación de la reforma de la PAC pueda durar cuatro años, cuando lo que realmente necesitamos los agricultores y ganaderos son medidas estables y a largo plazo, para que podamos tomar nuestras decisiones y gestionar nuestras explotaciones en función de los resultados y no de las expectativas e incertidumbres derivadas de la futura aplicación”. Por ello, reclaman “confianza legislativa, para poder beneficiar a los consumidores europeos”, así como “períodos de programación de la PAC de al menos 10 años para poder hacer un análisis de impacto real de los resultados”.

Desde ASAJA y la CAP siempre han criticado las ayudas que reciben falsos agricultores que no ejercen su actividad. Defienden “un reconocimiento y diferenciación para los que realizan la actividad agraria, poniendo en riesgo su capital”.  Los agricultores han afirmado que “la Península Ibérica tiene unas condiciones ambientales y unos condicionantes relacionados con el cambio climático completamente diferentes a la mayoría de los países europeos, por lo que hay que tener en cuenta las nuevas ambiciones medioambientales (ecoesquemas), que deben ajustarse a la realidad de cada país”.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario