Portugal no pedirá un test negativo de covid en su frontera terrestre con España

El país luso aceptará el certificado covid para los ciudadanos de la Unión Europea

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Portugal ha eliminado la exigencia de presentar un test negativo de coronavirus en su frontera terrestre con España a partir del 1 de diciembre. El país luso da marcha atrás y aceptará finalmente el certificado covid para todos los ciudadanos de la Unión Europea que lleguen desde territorio español.

Así, para cruzar la Raya, «los ciudadanos procedentes de países de la UE considerados de riesgo bajo o moderado deben llevar el Certificado Digital de Vacunación de la UE», que acredita la inmunización completa. En caso de no tenerlo, se deberá presentar un test negativo o un certificado de recuperación de la enfermedad, según un comunicado publicado por el Ministerio del Interior portugués.

Esta medida no se aplicará en cambio a los ciudadanos comunitarios que lleguen en avión, quienes tendrán que presentar un certificado de vacunación y un test negativo.

El gobierno del socialista António Costa anunció inicialmente que a partir del miércoles 1 de diciembre, cuando el país entre en «estado de calamidad», que todas las personas que accedieran al país por tierra, mar o aire deberían presentar una prueba negativa pese a estar vacunados. Sin embargo, la Comisión Europea le recordó que los Estados miembros deben «abstenerse» de imponer barreras adicionales a los ciudadanos europeos con certificado de vacunación.

El anuncio de Costa había creado incertidumbre en la Raya, especialmente entre las personas que se desplazan desde España a Portugal a diario para trabajar. De hecho, la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal pidió que los trabajadores transfronterizos quedaran exentos de la medida.

Igualmente, Portugal realizará controles aleatorios para comprobar el uso del certificado covid. En cambio, los ciudadanos que no pertenezcan a países de la UE o procedan de países de alto riesgo -rojo o rojo oscuro en el mapa del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC)- deberán presentar, además del certificado de vacunación, una PCR o una prueba de antígenos negativas.

Noticias Relacionadas