Español Portugués, Portugal

En una Península cada vez más envejecida, ser joven es cualquier cosa menos fácil. Junto con todos los problemas y crisis existenciales a una edad en la que todo se sabe, pero la verdad es que nada se sabe, existe la creciente dificultad para lograr una vida estable.

Los últimos treinta años han traído un profundo cambio a Portugal y a los portugueses. Las llanuras han dado paso a autopistas (que a menudo no van a ninguna parte) y ahora podemos incluso decir que la marca Portugal está de moda. Sólo que esto no es sólo una bonita marca para defender y mostrar a los turistas que visitan nuestras tierras y se enamoran (también, ¿cómo podrían resistirse?!).

Antes de ser un lugar turístico del que estamos orgullosos, no podemos olvidar a la gente que vive aquí. Tenemos una generación con sueños y con una formación única en la historia de esta nación (portuguesa) a lo largo de 9 siglos y que tanto luchó y sigue luchando para ser reconocida por sus pares.

Somos jóvenes que ya son niños, pero que aún no hemos sido capaces de reafirmarnos plenamente como adultos y todo ello por la falta de oportunidades, de ayuda. Sé que este discurso parece que está hecho por excusas de mal pagador o por lugar comunes de un ingenuo, pero por desgracia es el triste destino de miles de licenciados que se esfuerzan por destacar en un mercado cada vez más difícil y a menudo tienen que salir del país para conseguir lo que siempre quisieron. Una carrera estable, coche, hogar y todos estos («detestables») bienes materiales y en los que pensamos que cuando queremos describir a un adulto están muy fuera del alcance del profesor que tiene que vender casas para obtener un salario mucho más atractivo que el que gana enseñando la generación del mañana. Una generación que no sabe cuál es su futuro y que tendrá que vivir cada vez más el presente.

Los sueños son cada vez más un sueño y la oportunidad es para agarrarla con «uñas y dientes». Es mostrar lo mejor de nosotros para ganar un reconocimiento que muchas veces se resume a una «palmada en la espalda».

Cuando somos pequeños, queremos ser grandes, pero cuando crecemos. ¡ay, cuando crecemos! Las colas en los bancos y todos esos problemas de adultos son tan complicados que si nos hubieran advertido de antemano tal vez seríamos como Peter Pan, niños para siempre.

Sólo los jóvenes de este país son más y quieren mucho más. Quieren más apoyo, tanto a nivel gubernamental, pero no sólo, para que puedan perseguir sus sueños y talentos porque si estos talentos están bien utilizados y estimulados pueden contribuir (¡y mucho!) para que este país pueda seguir creciendo y desarrollándose. Deja de ser un país de enchufados para ser un lugar para todos. Donde la edad no es más que un número y la verdad es que nunca he sido muy buena en este tema algebraico.

Pero cuando los números están en nuestra contra y parece difícil remar la marea, lo mejor es dejar que las corrientes sean favorables para continuar nuestro camino. Ya no importa lo que soñemos con ser. Lo que importa es qué somos y quiénes somos. Somos jóvenes, formados y la mayor fuerza motriz que la península ibérica haya visto jamás. No importa la nacionalidad. Los problemas y anhelos son los mismos y los diferentes movimientos asociativos que aparecieron durante los años de crisis han demostrado que algo está mal en las tierras de Viriato y el Cid.

Los vientos comienzan a soplar. Ahora sólo falta saber en que dirección y cuál será el papel de los jóvenes en esta Iberia.

 

Andreia Rodrigues es licenciada en periodismo por la Escuela Superior de Comunicación Social de Lisboa (ESCS) y es una apasionada de todas las formas de comunicación. Contar nuevas historias y descubrir nuevas culturas es algo en lo que trabaja todos los días.