¿Qué es de “los verdes” en el sur de Europa?

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En las elecciones europeas de 2019 veíamos cómo el Grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea ganaba un sorprendente 10,4% de los votos y 22 asientos más que en los comicios previos al Parlamento Europeo. Esta aparente “ola verde” pareció teñir urnas y en las municipales francesas de mayo/junio de 2020 el éxito ecologista quedó claro cuando ganaron la alcaldía de ciudades como Besançon, Lyon, Estrasburgo o Grenoble.

Ahora, quienes nos apasionamos con la política vemos cómo en Alemania el grupo Alianza90/Los Verdes, a fecha 7 de mayo, se ponen por delante de la CDU/CSU de Merkel en las encuestas con un 25,9% de apoyo frente al 24,3% de los conservadores. Sin embargo, muchos apuntan a un posible gobierno de coalición entre las que parece que serán las dos principales fuerzas del Bunderstag para formar gobierno en Alemania, como ya hicieron el pasado 14 de marzo en Baden-Wurtemberg, o como también hacen en Hesse.

Queda muy claro que en los países líderes de la Unión Europea los “partidos verdes” no son una simple moda pasajera y que estos grupos vienen para quedarse; y esta tendencia no es única de grandes potencias, sino que, en varios vecinos de continente, como Islandia o Austria, también se repiten estos patrones con, respectivamente, Katrin Jakobsdóttir como primera ministra por el Movimiento de Izquierda Verde y Alexander Van der Bellen como presidente apoyado por Los Verdes-La Alternativa Verde.

Sin embargo, cuando miramos hacia el sur, esta tendencia parece desaparecer. ¿Por qué? Quizá el problema no lo hayamos sabido leer como merece y tanto en España como en Portugal podemos ver, en parte, la razón por la que sucede. En ambos países los partidos ecologistas concurren a las elecciones legislativas bajo posturas radicales o junto a algunos de los partidos más izquierdistas: en el caso de Portugal contamos la existencia del partido Pessoas-Animais-Natureza, de carácter animalista, y de LIVRE, que se posiciona en una línea profundamente ecosocialista; sin embargo, el más interesante de los casos es el Partido Ecologista “Os Verde” (PEV), que forma la Coalición Democrática Unitaria (CDU) junto al Partido Comunista Portugués (PCP). Y mientras tanto, en España, Verdes Equo se ha presentado comúnmente con Podemos e Izquierda Unida, a pesar de que en las últimas elecciones generales (noviembre de 2019) concurriese junto a Más País.

Al contrario que en los países del norte, donde los ecologistas tienden a ejercer como un partido bisagra para habilitar gobiernos liberal-conservadores o socialdemócratas, en los países del sur existe una concepción de las políticas ecologistas como “asuntos de izquierdas” en lugar de ser consideradas como un tema político transversal que supera el eje izquierda-derecha. Para curiosidad del lector o la lectora, las recientes elecciones madrileñas de 2021 pueden ser indicador de que esta estrategia política de los verdes en el sur no funciona.

En las elecciones autonómicas madrileñas, Más Madrid —en coalición con Verdes Equo— logró perfilarse como una alternativa política de centro-izquierda moderada, centrada y cuyo objetivo, en palabras de su líder Íñigo Errejón, es «seguir construyendo un espacio amplio como fuerza verde a nivel estatal»; en última instancia, caminar su propio recorrido como “partido ecologista” ignorando la posibilidad de un reagrupamiento de la izquierda. Errejón llegó a afirmar tras el pasado 4 de mayo que puede estar dispuesto a convencer «a algunas de esas personas [tránsfugas del partido político español Ciudadanos]» de que «justicia ambiental, social y regeneración democrática van de la mano».

Y así es como, con esta estrategia de moderación y cierta transversalidad, el “partido verde” español Más Madrid-Verdes Equo logró hacer un sorpasso al propio Partido Socialista Obrero Español y liderar la oposición contra el Partido Popular; es con este modus operandi que en Alemania lideran encuestas o que en Islandia y en Austria gobiernan. Para finalizar, lanzo preguntas al aire. ¿Es este el futuro que espera a los países del sur? ¿Llegará la “ola verde” a España y Portugal con la fuerza que tiene ya en el resto de Europa? ¿O el liderazgo de “los verdes” en Madrid responde a otras razones y no tiene nada que ver con su nueva postura política? Sólo el tiempo podrá dar respuesta a estas preguntas.

Daniel Ratón Chico

Noticias Relacionadas

Deja un comentario