Español Portugués, Portugal

Cajas solidarias para ayudar en la lucha contra una pobreza, en los países ibéricos, se pueden encontrar en varias calles, y tienen un único objetivo: ¡ayudar!

Esta idea, de origen portugués, ya ha sido exportada a España, y consiste en simples cajas donde se pueden depositar productos alimenticios no perecederos (entre otras cosas). Unos productos que se pueden llevar las personas que estén pasando por necesidades. Desde que nació esta iniciativa, que ha sido divulgada por Facebook, han aparecido 2.000 cajas esparcidas por innumerables ciudades ibéricas.

Para hacer uso de estos productos, sólo se pide que se deje algo en el lugar de lo que se lleva. Quitar lo que se necesita; dar lo que se pueda. Esta idea de solidaridad social está teniendo una gran repercusión y ayuda a combatir algunas carencias que se están generalizando con el período de pandemia. Nuevos pobres que sienten vergüenza por la situación que están viviendo.

Ayuda en las calles para combatir la escasez en casa

Los pensionistas, los desempleados o los trabajadores autónomos son algunos de los que recurren a este tipo de ayuda que ofrecen las cajas solidarias.

Este es un proyecto nacido en tiempos de confinamiento, gracias a la voluntad de ayudar a los más necesitados, y está demostrando que la sociedad civil es cada vez más importante en la resolución de los problemas apremiantes a los que se enfrenta el país y el mundo.

La idea de la caja solidaria viene a continuación de otras iniciativas, como los bancos de alimentos, el vecino solidario o los grupos de jóvenes que iban a hacerle la compra a las personas más mayores (vulnerables por la crisis sanitaria). Por otro lado, el Gobierno español ha aprobado el Ingreso Mínimo Vital para evitar la exclusión social.