Español Portugués, Portugal

Uno de los juicios más mediáticos de los últimos años en Portugal, donde más de 40 personas estaban acusadas de prácticas terroristas por el ataque a la academia de entrenamiento del Sporting, ha terminado con penas de prisión para sólo siete de los enjuiciados. Por su parte, el polémico expresidente de esta institución, Bruno de Carvalho, ha sido absuelto de la autoría moral de este ataque; saliendo, así, en libertad. Bruno Jacinto, que tenía conexiones con los aficionados verdiblancos, y Mustafá (nombre de «guerra» de Nuno Mendes que también se vio absuelto de otras acusaciones que tenía pendientes), ha presentado una solicitud de indemnización al Estado portugués por los daños causados.

No ha tenido la misma suerte Fernando Mendes, antiguo líder del grupo al que pertenecían gran parte de los acusados, Juve Leo. Mendes, que ya tenía antecedentes, pero que había sido liberado hace unos meses debido a una enfermedad, y otros nueve acusados, tendrán que cumplir una pena efectiva de cinco años por agresiones a varios jugadores y al entrenador Jorge Jesús. El Sporting se ha pronunciado sobre esta decisión, asegurando que de aquí en adelante va a erradicar cualquier tipo de violencia.  El acusado más mediático de todo este juicio, Bruno de Carvalho, ha preferido hablar sobre la existencia de un «crimen de asesinato de la personalidad».

El ataque a Alcochete no ha sido terrorismo

El tribunal ha descartado el secuestro y el terrorismo de los motivos del ataque a la academia de Alcochete. Este ataque, que ha quedado marcado como el día más «negro» en la historia de un club del que han formado parte nombres como Ronaldo y Figo, y uno de los más tristes para el deporte nacional, sucedió después de una derrota en Madeira. Todo fue consecuencia del mal ambiente que se vivía en el Sporting tras la derrota que el club tuvo, en la Liga de Campeones, contra el Atlético de Madrid, lo que hizo que los jugadores y el presidente se dieran la espalda.

Después de este acontecimiento, que ha recorrido el mundo, varios jugadores, y el propio entrenador (que ahora está al frente del Flamenco), rescindieron contrato con el club de Alvalade. Del grupo que presentó justa causa para salir del equipo, William Carvalho se fue para el Betis (Sevilla). Y, Gelson Fernandes, tuvo un breve paso por el Atlético de Madrid, antes de ir a jugar a Mónaco.