Español Portugués, Portugal

Con el calor que se avecina, y con una temporada de baño que tiene previsto iniciarse el 6 de junio, las playas son un foco de dudas y preocupaciones por la pandemia de la Covid-19, que ha llevado a los portugueses, durante dos meses, a encerrarse en casa.

Sobre esta cuestión, que todavía está en fase de estudio, se ha hablado mucho; principalmente, de las prácticas más adecuadas a llevar a cabo. Con las playas llenas, y estando ya permitido ir a bañarse y hacer deporte en el mar, los portugueses podrán aprovechar esta época, pero con algunas normas.

La primera de estas reglas, según el líder del PAN, André Silva, será la colocación, en las playas, de semáforos, que señalarán la posibilidad de entrada en la playa (si existe espacio). En la arena, será obligatorio un espacio de más de 2 metros entre toallas y sombrillas. En el caso de las pelotas o las raquetas, tendrán que quedarse en casa, puesto que los únicos deportes que podrán realizarse son los acuáticos. Ciertos lugares, como los baños públicos, deben estar cerrados. Las playas más pequeñas, que a menudo están desiertas o semidesérticas, a lo mejor ni siquiera abren a los veraneantes, lo que sería, para los alcaldes de la costa, una pérdida gigantesca dada la importancia del sector turístico.

¿Cómo ir a la playa?

Esta es la pregunta que está en la mente de todos. La solución puede estar en las aplicaciones online, ya que estas permitirán ver la ocupación de las playas antes de salir de casa. Una de estas aplicaciones, con posibilidad de monitorizar 580 playas, ha sido creada en muy pocos días por un grupo de estudiantes de secundaria.

Este «semáforo» virtual indicará, con tres colores (verde – poca densidad; amarillo – número considerable de bañistas, y rojo – límite de la capacidad total), el número de personas que han estado en ese lugar en los últimos 120 minutos. Estos datos estarán constantemente actualizados, y serán recopilados por los propios usuarios, quienes podrán, así, advertir a los demás de si el viaje hasta la playa merece la pena. Una de estas aplicaciones, «Sandspace», se puede descargar en la tienda de Google.

Portugal aún no tiene una decisión definitiva sobre qué pasará en verano con los turistas llegados de España. De momento, las fronteras entre los dos países ibéricos van a estar cerradas hasta el 15 de junio.