Español Portugués, Portugal

La reutilización y la economía circular son dos conceptos muy presentes en nuestra sociedad. En un contexto en el que varias toneladas de alimentos en buen estado acaban en la basura, varios locales quieren dar la vuelta a esta situación con el aprovechamiento de excedentes. No olvidemos, que el 17% de la comida que se tira nunca llega a ser utilizada. No obstante, esta situación, poco a poco, está empezando a cambiar.

Ahora, los alimentos pueden ser entregados a instituciones sociales, que luego los distribuyen entre los más necesitados, o incluso pueden ser vendidos y reutilizados. Una idea que está ganando, cada vez, más adeptos en Portugal; y en donde uno de los casos más notables es el del Hotel Pestana CR7, en Lisboa. En este establecimiento, con la aplicación Too Good to Go es posible comprar, a precios asequibles, los alimentos que no han sido consumidos en el buffet del hotel para que las personas se los puedan llevar a casa.

Otro caso característico está en Oporto, en donde un restaurante decidió limitar la cantidad de arroz y patatas que sirve en los platos. La medida, denominada «Dosis Correcta», pretende reducir la cantidad de comida que se deja en los platos y que, finalmente, termina en la basura.

Estas son sólo dos medidas para intentar detener el creciente desperdicio de comida, ya que, cada año, en Europa, se desaprovechan 88 millones de toneladas de alimentos.

Si nos fijamos en España, nuestro país vecino, estos números son de 179 kilos por persona. Aunque los países que encabezan el ránking de los más derrochadores en el «viejo continente» son Holanda; Dinamarca; Finlandia; Alemania, y Rumanía; siendo las naciones que menos aprovechan sus alimentos. En Portugal, acaban en la basura de cada hogar unos 132 kilos de comida al año.