Las lenguas de Portugal y su importancia

Portugal es, cada vez más, un país de varios idiomas

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cuando hablamos de Portugal, a diferencia de España, nos viene a la cabeza sólo una lengua, donde lo único que cambia son los acentos y algunas palabras. Esto no es del todo cierto. Esta apariencia es dada, también, por la televisión, que convierte al acento lisboeta en la «norma» del país. Existen incluso clases para que las personas con acentos más marcados los pierdan.

No hace muchos años se llegó a ver a azorianos con entrevistas subtituladas para que el resto de los portugueses pudieran entenderlos. Más allá de los acentos, ¿cuántas lenguas existen en Portugal?

Portugués: La lengua de Camões, una de las más habladas en el mundo, tiene una base muy similar a la del gallego. Antes del uso del portugués, una de las mayores riquezas que tenemos, en el norte de Portugal se usaba el gallego o el latín en sus documentos oficiales. El portugués, que ha dado varios «hijos» al mundo, es en su versión brasileña la más hablada. .

Lengua de signos portuguesa: Una lengua no necesita ser hablada para ser una lengua y la lengua de signos portuguesa (reflejada en la constitución) es el ejemplo de ello. Aunque la mayoría de nosotros no la sepamos hablar (aunque debería enseñarse en las escuelas como el portugués y el inglés), siempre que abrimos la televisión vemos en la parte inferior de la pantalla a la señora del lenguaje de signos. Pero, a diferencia de nuestro idioma latino, la lengua de signos portuguesa se asemeja más a la sueca que a la brasileña o a la española.

Mirandés: También oficial, este idioma antiguo no es más que la variante hablada en Portugal del astur-leonés. El mirandés, que se habla en la región de Miranda do Douro, es considerada una lengua culta y fidalga, que ha sido preservada gracias a las fronteras geográficas, frenando la ascensión del portugués. Los habitantes de esta región pueden ser cuatrilingües: mirandés, portugués, castellano y gallego.

Barranqueño: Hablada en Barrancos (ciudad que linda con Andalucía), el barranqueño fue registrado por primera vez por el lingüista Leite de Vasconcelos. Este idioma minoritario tiene una complejidad sociolingüística única en Europa. Podemos decir que es una mezcla entre el español y el portugués hablado en el Alentejo. Para ayudar a difundir la lengua, se grabará una película en barranqueño.

Minderico: Utilizado inicialmente para que los comerciantes pudieran hablar de una manera secreta, se habla en la región de Minde desde el siglo XVIII. Varias actividades, como un glosario, la traducción de las placas toponímicas o la utilización del minderico por parte de los medios de comunicación regional, han permitido que la lengua de los fabricantes de las mantas de Minde no caiga en el olvido.

Caló portugués y romaní: Estas son dos lenguas diferentes, que tienen en común el hecho de que son utilizadas por la comunidad gitana en Portugal. La primera es hablada por 5.000 personas y se caracteriza por mezclar palabras en romaní y portugués. El caló está asociado al caló español, catalán e incluso brasileño. El romaní, que tiene un origen persa, es hablado por 500 personas.

Criollo: Esta lengua es hablada por los portugueses de origen caboverdiano, pero cada vez más jóvenes (muchos sin ningún tipo de conexión con África) empiezan a conocerla, aunque sea por simples expresiones. El criollo, tal como Dino Santiago canta en la canción «Nova Lisboa», es uno de los ejemplos de una sociedad mixta con conexiones en varios continentes, que «sufrieron» influencias de la lengua portuguesa, pero que también influencian a la «metropoli».

Noticias Relacionadas

Deja un comentario