Español Portugués, Portugal

Portugal ha sido el destino elegido para el primer viaje internacional de Úrsula Von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea, cargo que ocupa desde diciembre de 2019. Durante dos días, Von der Leyen ha visitado el instituto Ricardo Jorge (que está en primera línea en el combate contra la Covid-19), y se ha encontrado con Marcelo Rebelo de Sousa en la ciudadela de Cascais; participando del Consejo de Estado, donde se ha debatido sobre la situación actual y el futuro de Europa.

Von der Leyen se ha reunido con António Costa en la Fundación Champalimaud. En este encuentro, que ha sido apadrinado por la presidenta de la Comisión, Costa ha presentado el borrador de lo que será el «Plan de Recuperación y Resiliencia» (PRR).

Portugal quiere ser uno de los primeros países en tener este plan aprobado para poder acceder a los fondos europeos a principios de 2021.

Dos nuevos puentes con España en una oportunidad única

Uno de los objetivos del plan de recuperación es aumentar y desarrollar el potencial económico de la «Raya»; y, para ello, el Gobierno portugués propondrá a Bruselas la construcción de dos nuevos puentes; uno entre Sanlúcar de Guadiana y Alcoutim, y otro sobre el río Sever (está prevista la conexión Nisa – puente internacional de Cedillo). Estos puentes, una vez construidos, estarán abiertos permanentemente. También habrá nuevas inversiones, tanto en el itinerario IC2, que conecta Bragança con Puebla de Sanabria, como en el IC31, con un nuevo enlace a Moraleja. Toda esta inversión, por parte de Portugal, no pasará de los 102 millones de euros.

El PRR, que está presupuestado en 13.100 millones, tendrá otras medidas como: más de 8.000 camas de cuidados intensivos y paliativos; un fondo de 1.250 millones, que servirá para garantizar vivienda a 26.000 familias; un tranvía rápido en Loures, y un autobús autónomo en Oporto, así como 11 nuevas estaciones de tratamiento de lodos.

En la reunión con Von der Leyen, el primer ministro portugués ha anunciado que quiere recuperar la economía sin préstamos que aumenten la deuda pública del país, que asciende al 133,8% del PIB. Para ello, va a renunciar a los 15.700 millones de euros en préstamos de la Unión Europea. Estos fondos no se utilizarán hasta que la situación del país no mejore.

Para António Costa, este plan es una excelente «oportunidad» para la recuperación de la economía portuguesa, que se ha visto sacudida por la pandemia de la Covid-19.

Úrsula Von der Leyen ha reforzado su solidaridad con Portugal, y ha garantizado todo el apoyo de Europa en la recuperación de la economía hacia una realidad más ecológica y digital. También ha recordado que el país será un beneficiario importante del programa «Nextgenerationeu», y del fondo de recuperación. La presidenta de la Comisión, que ha recordado la responsabilidad y la resistencia que los portugueses han venido demostrando en la lucha contra el virus, ha elogiado al Gobierno luso por su medida histórica, al otorgar la ciudadanía temporal a los inmigrantes irregulares y a los refugiados, para que así tuvieran acceso a la Seguridad Social y al Servicio Nacional de Salud.

Navegando hacia el futuro

Sobre la presidencia portuguesa de la UE, que comienza en el primer semestre de 2021, Von der Leyen espera «buenos resultados» de la misma, y cree que el país podrá indicar el rumbo correcto para la tan esperada transición energética y digital. Una tarea similar a lo que los portugueses han hecho durante siglos, y que fue iniciada con el inicio de los «Descubrimientos», ha recordado. «No hay un país mejor para guiarnos en la tormenta y para embarcarnos en nuestro futuro», ha resaltado Úrsula Von der Leyen.