Español Portugués, Portugal

Por fin tengo en mis manos el libro bilingüe La proyección internacional del español y el portugués: el potencial de la proximidad lingüística, organizado y elaborado por expertos cercanos al Instituto Camões y el Instituto Cervantes, bajo el auspicio de los Ministerios de Exteriores de España y Portugal.

Este estudio, que fue presentado durante la Cumbre Ibérica de Guarda, cuenta con dos reseñas iniciales; una de Luis García Montero, director del Instituto Cervantes, y otra de Luís Faro Ramos, presidente del Camões. Montero afirma que “Portugal y España son países hermanos que comparten balsa y destino en Europa y en el mundo; dos caras de una moneda plural. Como instituciones responsables de la difusión de nuestros idiomas, tenemos la responsabilidad añadida de trabajar en común teniendo en cuenta lo que nos une, que es prácticamente todo, dejando de lado tres o cuatro fonemas, un par de rasgos gramaticales y algunos falsos amigos que siempre han dado más pie a la broma amistosa que a otra cosa. La potencia indudable de nuestros dos idiomas, gracias a sus 850 millones de hablantes potenciales entre ambos (y teniendo en cuenta además lo fácil que es el mutuo entendimiento entre ellos con un mínimo esfuerzo y poco estudio), va mucho más allá de lo meramente simbólico”. Faro Ramos escribe que “la lengua portuguesa y la lengua española se proyectan y viajan hace largos siglos por el mundo. Están actualmente presentes en todas las latitudes, y tienen el futuro garantizado como dos de las lenguas globales de los tiempos que están por venir”.

El libro contiene dos prólogos de los ministros ibéricos de Exteriores. Arancha González sostiene que ambos países deben colaborar para “defender la presencia destacada del portugués y del español en los organismos internacionales y la Unión Europea. Casi 850 millones de personas en el mundo pueden entenderse en español y portugués. Desde Punta Arenas a Maputo, desde Lobito a Los Ángeles, desde Lagos hasta Jaca, nuestros viejos idiomas son hoy la lengua en la que se comunica una globalización que desde nuestros rincones del globo no queremos monocolor, sino dialogada y democrática, abierta a los acentos del mundo y a las ideas de progreso y bien común. Además, la similitud que su origen latino y su proximidad vital proporcionan permite un entendimiento cabal de las dos lenguas entre los hablantes de una y otra. Este volumen que ahora presentan, de forma conjunta, el Instituto Cervantes y el Instituto Camões, no es uno más, sino demostración de una comunidad de intereses basados en la convivencia histórica y acicate para el trabajo compartido entre lingüistas y otros científicos de Portugal y España”.

El ministro portugués de Exteriores, Augusto Santos Silva, afirma en su prólogo: “la proximidad entre la lengua portuguesa y la lengua española del punto de vista lingüístico existe y tiene sentido, abriendo camino para la intercomprensión de sus hablantes”. Santos Silva subraya la globalidad de ambas lenguas por tener centenas de millones de hablantes, por estar presente en varios continentes, así como por su dinamismo demográfico y comunicacional. También informa que el valor de la lengua en el PIB supone un 16% para España y 17% para Portugal. El ministro portugués considera que “no hay ninguna razón para no colaborar más entre sí”, entre el Cervantes y el Camões, en la difusión internacional: “El presente estudio se inscribe en esa senda. Me parece, por cierto, emblemático. Porque moviliza a las universidades y agrega conocimiento. Porque incide sobre un tema nuevo y prometedor: el valor conjunto de las dos lenguas”. Santos Silva sostiene que una “mayor afirmación global de la lengua portuguesa y de la lengua española no implica disputa, sino convergencia; no significa diluirse, sino concertación; no debilita una en favor de la otra, sino que fortalece ambas. Y, sobre todo, enriquece nuestro lugar común que es el mundo, porque multiplica los centros, reduce las unipolaridades, limita las hegemonías y revaloriza la diversidad”.

En la segunda parte del artículo (la próxima semana), hincaré el diente en las ponencias académicas incluidas en el libro, así como en las recomendaciones de los expertos sobre “la necesidad de promover un espacio lingüístico y cultural compartido”, fomentando la intercomprensión y la cooperación entre ambas comunidades lingüísticas.

Para quien quiera comprar el libro, lo puede hacer aquí.

Pablo González Velasco