Español Portugués, Portugal

Según los psiquiatras Daniela Vilaverde y Pedro Morgado, investigadores de la Universidad de Minho, las tarjetas de «raspa y gana» tienen un «potencial excesivo» de adicción, en un sector que casi no está regulado por ley en Portugal.

Para los responsables de este estudio, estas crecientes apuestas pueden conducir a un aumento en los casos más graves de juego patológico. Este crecimiento también afecta a las prácticas clínicas, ya que cada vez más pacientes están tratando de romper la «adicción» de raspar un pedazo de cartón con una moneda con la esperanza de ganar algo de dinero (los premios mínimos comienzan con 2 euros). Lo cierto es que, con esta demanda, a menudo los clientes terminan endeudados y consumiendo los ahorros de toda una vida.

Los portugueses gastan en media 160 euros por año en este juego. La inversión realizada en cada apuesta asciende a unos 14 euros. Pero también hay casos extremos de personas que gastan 500 euros. En 2018, se llegó a un gasto global diario de alrededor de 4 millones de euros.

En Europa, Italia es el país europeo que más gasta en tarjetas de raspar y otros juegos de azar inmediato. En el caso de España, cada año, cada cliente gasta una media de 14 euros, un número muy parecido al registrado en Portugal.

En relación a los resultados, que fueron publicados en la revista The Lancet Psychiatry, el Departamento de Juegos de Santa Casa da Misericórdia de Lisboa restó importancia y negó que exista una adición creciente.