Español Portugués, Portugal

Después de anunciar que las escuelas no abrirán más en este año escolar, y que las clases pasarán a ser impartidas de forma online, o mediante la «telescola» (que será emitida diariamente en RTP Memória), António Costa ha ido más allá, anunciando durante una entrevista a la agencia Lusa, que su gabinete ya ha estado planeando el mes de septiembre. Y, para acabar con una posible nueva ola epidémica en invierno, el primer ministro ha prometido «revolucionar» el modelo educativo.

El acceso universal a internet y a equipos informáticos, como tabletas y ordenadores, forma parte de una alternativa educacional en caso de que tengan que volver a cerrarse las escuelas. Este nuevo programa, que ha sido apodado Magalhães 2 («Magallanes 2»), pretende ser más ambicioso que el que se lanzó durante el gobierno, también socialista, de José Sócrates, y que acabó con los pequeños ordenadores de tapa azul siendo exportados a la Venezuela de Hugo Chávez. Esta nueva inversión, que será importante, pretende cubrir a los alumnos de primaria y secundaria. El actual acuerdo alcanzado por el Gobierno no beneficia a todos, ya que la red de TDT todavía no se extiende por todo el territorio nacional.

Completar el viaje iniciado

En pocas semanas, según el ministro de Educación, Santiago Brandão Rodrigues, se ha hecho un esfuerzo nunca antes visto desde Segunda Guerra Mundial. La emigración a plataformas digitales, accesibles a todos, es un paso que se ha iniciado con el desarrollo del programa Magalhães, el cual ha proporcionado ordenadores a todos los estudiantes. Costa explica esta nueva medida de una forma humorística, recordando un viaje iniciado por otro Magallanes: «Para ser generosos con nuestros vecinos españoles, hasta podemos decir que es un programa [Juan Sebastián] Elcano, porque completa el viaje iniciado».

Este programa, que se va a implementar a partir de septiembre, pretende hacer cumplir uno de los objetivos gubernamentales, que es la aceleración hacia una sociedad más digital e igualitaria. En Portugal, el 80% de los hogares tienen acceso a internet.