El Parque Natural del Duero Internacional, una puerta de entrada a Portugal

Uno de los destinos de naturaleza más increíbles de Europa nos muestra a los verdaderos «contrabandistas» ibéricos

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El Parque Natural del Duero Internacional fue creado en 2003 y es la entrada del río Duero en Portugal. Este parque, que tiene 86.834,82 hectáreas, es una de las zonas ibéricas más importantes en la conservación de la avifauna, siendo posible ver buitres y águilas. Además, el parque cuenta con bosques de una vegetación densa que puede ser visitada en agradables jornadas de senderismo, tanto por el lado portugués como por el español de esta reserva, que es uno de los destinos de naturaleza más increíbles de toda Europa. Con flores de mil colores y cursos de agua esplendorosos, una visita a este lugar es digna de ser recordada a través de las más bellas fotografías.

Compartiendo una fauna y flora similares, tanto el Parque Natural del Duero como el Parque Natural Arribes del Duero trabajan en conjunto para la protección de la naturaleza. La garganta del río y las escarpas son las fronteras físicas que separan a Portugal de España. Parte integrante de la Meseta Ibérica, el parque natural abarca los municipios de Figueira de Castelo Rodrigo, Freixo de Espada à Cinta (la villa manuelina), Miranda do Douro y Mogadouro.

Es dentro de este parque donde encontramos una de sus sorpresas, la lengua mirandesa, la segunda lengua oficial de Portugal. Además del mirandés, que está en las placas informativas de los espacios públicos, también tenemos a los «Pauliteiros de Miranda» (danza típica de orígenes celtas), como una demostración de las tradiciones de los pueblos que viven en el interior del parque. Barca d’Alva, el histórico pueblo de Castelo Rodrigo y los grabados de Foz Coa son algunos de los lugares a visitar en su recorrido por el Parque Natural del Duero Internacional. Después de estas visitas, uno puede sentarse para degustar la famosa «posta» mirandesa y las «alheiras».

Junto a lo anterior, entre los 700 y los 800 metros de altitud, en medio de valles profundos excavados por el río, es posible conocer otra faceta de este lugar salvaje: el Gran Cañón de Europa. Senderismo, miradores (el da Penha das Torres es el punto más oriental de Portugal), y viajes en barco son algunas de las formas que puede utilizar para admirar el Duero y todas sus bellezas.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario