Una Navidad diferente en la península ibérica

Incluso con medidas menos restrictivas, el Año Nuevo no tendrá fuegos artificiales ni campanadas con público

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Con la llegada de las fiestas de fin de año, y después de que varios países de Europa hayan anunciado sus planes para Navidad y Año Nuevo, en plena pandemia de la covid-19, Portugal también ha decidido presentar su plan de fiestas, que será revisado antes del 18 de diciembre si las cifras aumentan.

En un mensaje al país, António Costa ha anunciado a los portugueses que les iba a dar un regalo, disminuyendo un poco las medidas de restricción impuestas. La primera de las medidas anunciadas es que las fronteras permanecerán abiertas y no habrá en Navidad (lo mismo no sucederá en Año Nuevo) prohibición de movilidad entre municipios, lo que permitirá que varias familias viajen hasta sus tierras de origen.

En la mesa de Navidad, a diferencia de lo que va a suceder en el Reino Unido con sus ya famosas burbujas navideñas o en Bélgica, con la imposición de sólo cuatro invitados por casa, en Portugal no habrá límite de personas, pero se pide contención, pues buena parte de los contagios ocurren en el ambiente familiar. Si las familias quieren celebrar la Navidad y el Año Nuevo, algo que una buena parte de los portugueses ya ha empezado a planificar, podrán hacerlo en establecimientos hosteleros, ya que los restaurantes estarán abiertos para servir comidas.

El Año Nuevo será más moderado, ya que buena parte de las ciudades del país han anunciado que no lanzarán los habituales fuegos artificiales, pero la gente podrá salir a la vía pública hasta las 2:00 horas, momento en el que volverá a tener vigencia la obligación de permanecer en casa. Las autoridades también piden que quien decida salir a la calle no vaya en grupos de más de seis personas.

España: Navidad y Año Nuevo sin campanadas con público

En el caso de España, las diferentes comunidades autónomas tienen poder de decisión, pero el Gobierno español ya ha pedido a los españoles que se queden en casa.

Durante el período festivo, los únicos viajes permitidos entre comunidades son para ver a familiares y personas cercanas, y las reuniones están limitadas a diez personas (esto no ocurre si una familia tiene más de diez convivientes en la misma casa). En el caso de los estudiantes que regresan a casa, las autoridades sanitarias aconsejan que lo hagan con antelación, y que no se relacionen con terceros hasta las fiestas.

Las tradicionales campanadas de la Puerta del Sol, en Madrid, suelen marcar la entrada de un nuevo año, reuniendo a una gran multitud, pero este año se llevarán a cabo sin público.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario